José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Vacunas para variante sudafricana podrían proteger contra múltiples cepas

JOHANNESBURGO.

Una investigación de científicos sudafricanos sugirió este miércoles que los anticuerpos desencadenados por la exposición a la variante dominante del coronavirus en el país pueden prevenir la infección con otras cepas.

Los resultados de los estudios de laboratorio ofrecen la esperanza de que las vacunas contra el covid-19 basadas en la variante 501Y.V2, identificada por primera vez en Sudáfrica a finales del año pasado, puedan proteger contra las múltiples cepas que circulan en distintas partes del mundo.

La variante más contagiosa avivó una segunda ola de infecciones en Sudáfrica que alcanzó su punto máximo en enero y podría haberse extendido a muchos otros países de África y otros continentes.

Usamos plasma (…) de personas infectadas en esta última oleada con el 501Y.V2 y lo utilizamos contra el virus de la primera oleada (…) y descubrimos que puede neutralizar, no tan bien como podría neutralizarse a sí mismo, pero no es malo en absoluto”, dijo Alex Sigal, del Instituto de Investigación Sanitaria de África, en una rueda de prensa.

Sigal dijo que las vacunas diseñadas con la variante 501Y.V2 en mente “podrían ser de protección cruzada contra otras variantes (…) lo que da una idea de cómo se puede resolver este problema de las variantes”.

Penny Moore, profesora del Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles, dijo que la respuesta de los anticuerpos de la variante 501Y.V2 sólo se redujo tres veces contra el virus de la primera ola, mientras que la respuesta del virus de la primera ola se redujo nueve veces contra el 501Y.V2.

No es que los anticuerpos desencadenados por el 501Y.V2 sean mágicos, hay una caída, pero a diferencia de los anticuerpos desencadenados por la variante original parecen tener de alguna manera un poco más de amplitud”, explicó en la misma sesión informativa.

Salim Abdool Karim, uno de los principales asesores del gobierno en covid-19, dijo que los principales fabricantes de vacunas, entre ellos Pfizer, AstraZeneca y Johnson & Johnson ya estaban produciendo vacunas basadas en la variante 501Y.V2. Moderna ya había adaptado su vacuna y la estaba sometiendo a estudios en humanos, añadió.