José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Torturan y queman a niña de 11 años en albergue de Jalisco

La niña agredida sufría ansiedad, por lo que se comenzó a rascar de manera impulsiva en la zona el cuello y en los brazos, por lo que fue rociada con alcohol y atacada con una pistola taser de descargas eléctricas.

Una niña de 11 años de edad quien padece epilepsia y problemas de salud mental, fue víctima de tortura que le dejaron graves quemaduras tras ser rociada con alcohol y recibir descargas eléctricas en un albergue de Tonalá, Jalisco.

Los supuestos cuidadores de una clínica de rehabilitación, que resultó ser clandestina por no contar con los permisos para operar, ya son investigados por estos hechos en los que se les señala por haber agredido a la pequeña, a quien habrían torturado y posteriormente quemado.

Los hechos se registraron el pasado viernes, en el albergue conocido como Casa de Vida Camina a la Fortaleza, en el que se brinda atención a menores con dificultades de adicciones y problemas psiquiátricos.

La niña agredida sufría ansiedad, por lo que se comenzó a rascar de manera impulsiva en la zona el cuello y en los brazos.

Ante la situación, personal del recinto le advirtió a la menor que la iban rociar con alcohol si continuaba haciéndolo, lo cual finalmente hicieron.

Al observar que la niña continuaba rascándose, varias personas la habrían sujetado y uno de ellos aprovechó para atacarla con una pistola taser de descargas eléctricas, lo que provocó quemaduras de segundo grado en el 13 por ciento de su cuerpo, específicamente en el tórax, brazo izquierdo y abdomen.

De acuerdo con la madre de la víctima, su hija ingreso al albergue el pasado 30 de junio debido a una ansiedad severa y ataques epilépticos, pero el viernes 22 de julio habría sido rociada con alcohol y quemada. 

La mujer no fue notificada de los hechos hasta el sábado, cuando el propietario del centro le hizo saber de la agresión, la cual intentaron hacer ver como un accidente para deslindarse de la responsabilidad.

La madre de la menos denunció los hechos ante la Unidad de Investigación de Delitos Cometidos en Agravio de Menores de Edad “Ciudad Niñez” y acudió a una clínica del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) para recibir atención médica.

Una vez ahí, la niña entró a quirófano para una primera cirugía plástica, y se espera que tenga otra operación el próximo jueves, donde se decida si se realizan injertos de piel.null

En tanto, la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) inició una investigación al respecto y dio aviso al Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de la Comisión Nacional de Derechos Humanos para que intervenga en el caso.