José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Siembran santuario de girasoles en Oaxaca para proteger a las abejas

Villa de Tututepec, Oax.– Doscientos mil flores amarillas de girasol lucen resplandecientes en tres hectáreas de terreno que conforman el Centro de Validación y Transferencia de Tecnología Rural que es considerado el santuario más grande de girasol en Oaxaca y que nació como dador de vida para las abejas, un insecto considerado en peligro de extinción que desde los Llanos del Espinal, ubicado en esta localidad de la costa oaxaqueña, las leyes municipales las protegen.

Este campo pintado de amarillo donde la vida florece es un proyecto agroturístico que nació como prueba piloto en 2019 por 80 campesinos que forman parte de la Sociedad Integradora Agroempresarial Río Verde y que en este 2020 por vez primera organizan la Feria Estatal del Girasol, donde asisten cientos de personas, quienes además de admirar la variedad de girasoles, se documentan de la importancia de conservar a las abejas y otros cultivos como el maíz nativo.

Las familias y estudiantes mientras pasean entre plantíos de girasol que pareciera adquieren movimiento cuando las admiran, especialistas y agricultores comparten sus conocimientos sobre la importancia de seguir privilegiando el campo y de mejorar las formas de vida ante los constantes cambios climáticos, especialmente la sequía.

Para lograr este santuario impulsado en el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT) de la fundación Walmart, los productores se orientan de jóvenes estudiantes y especialistas de centros de educación superior como la Universidad de Chapingo, del Mar, de la Costa, y el Instituto Tecnológico de Pinotepa Nacional, quienes con sus conocimientos en la agroindustria han desarrollado técnicas para cultivos de resistencia usando la técnica de intercalado, rotación y de goteo.

El santuario de girasoles reúne cinco especies: 354, Fool Zoom, Daytona, Hornet y Confitero, los cuales podrán ser apreciados hasta finales de marzo, cuando concluye la etapa de floración debido a que fueron cultivados a través de la siembra escalonada.

La gente que asiste compra las flores, algunas por piezas y otros se llevan un volumen alto, esa también es la intención explica José Esteban Sotelo Malinche, representante de la integradora empresarial del Río Verde, quién recalcó que sembrar girasoles, a parte de ser un cultivo resistencia a los cambios climáticos también genera una ganancia aunque mínima pero contribuye para que los productores sigan sembrando la tierra.

Los residuos naturales de los girasoles una vez concluida la temporada se ocupan como alimento para ganado y como abono para el resto de los cultivos que siembran en el resto del año como lo es el maíz nativo, piña, palmeras de coco y limones.

El santuario de los girasoles asegura José Esteban Sotelo forma parte de un corredor turístico donde se espera que con las semillas de girasol se pueda producir aceite para comida y con la miel del apiario además de venderlo por kilogramo se elaboran productos como shampoos, cremas y jabones.

Con información de Aristegui Noticias

RELACIONADO
Comentarios
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!