José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

¿Sabes por qué se les llama tostón a las monedas y billetes de 50?

México cuenta con una serie de frases y palabras que caracterizan nuestra lengua, incluso quizá has escuchado a personas mayores hablar de “un tostón” en referencia a una moneda de 50 centavos o un billete de 50 pesos, pero ¿sabías que este apelativo tiene su origen en la época de la colonia?

A diferencia de otros apodos, este nombre nada tiene que ver con la denominación de esta moneda, sino con la imagen que en tiempos de la Nueva España tenía, la cual consistía en una cabeza.

En aquel entonces este objeto era de plata con un peso regular el canto liso, su circulación era en España y los territorios que comprendían a sus colonias, el valor que tenía era de medio duro o real de a cuarto, misma que se conservó al crearse las monedas de 50 centavos que corresponden a medio peso.

Debido al intercambio comercial que existía entre España e Italia, también se adoptó la palabra italiana “testone” (cabeza grande, en italiano), en referencia a las monedas que provenían de Milán y que dentro de sus características destacaba la cabeza grabada del rey.

De aquí surge que el “testone” o moneda grabada con la cabeza del rey comenzó a ser imitada primero en Francia, en la época de Luis XII, hasta que poco a poco se extendió en el resto de Europa; en el caso del “tostón italiano”, su circulación arrancó en 1470 con un valor de 1/4 de scudo.

El acuñado del primer “testone” se le atribuye a Galeazzo Maria Sforza e incluso este momento es considerado entre una transición entre las monedas medievales y el dinero moderno.

Posteriormente el tostón en España se transformó y se le colocó el escudo de armas de Castilla y León con la leyenda “Carolus et Johanna Reges Hispaniarum et Indiarum” (Carlos y Juana Reyes de los Españoles e Indios), mientras que en el reverso de la moneda se encontraban las columnas de Hércules con el lema Plus Ultra, que significa “Más allá”.

Finalmente, con el paso de los años este apodo fue cambiando de “dueño”, hasta que la palabra “tostón” se utilizó para nombrar a las monedas de cincuenta centavos, mismas que por un tiempo desaparecieron por su bajo valor, pero con el paso del tiempo nuevamente entró en circulación e incluso el nombre también fue adoptado para los billetes de 50 pesos a fin de que no desapareciera la palabra.