José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Reaparece la fiebre escarlata, detectan nuevos brotes debido a ‘clones’ bacterianos sobrealimentados

Reaparece la fiebre escarlata, detectan nuevos brotes debido a ‘clones’ bacterianos sobrealimentados. Al hablar de la fiebre escarlata también conocida con el nombre de escarlatina, nos referimos a la enfermedad de tipo bacteriano que se presenta en personas con faringitis estreptocócica, muy frecuente en menores de entre 5 y 15 años. Durante la década de los años cuarenta la fiebre escarlata generó una gran epidemia y en el presente 2020 han sido detectados nuevos brotes debido a”clones” bacterianos sobrealimentados.

Las bacterias encargadas de generar la enfermedad con las llamadas Streptococcus A o estreptococos del grupo A, producen una toxina que origina un sarpullido “escarlata”.

De acuerdo con lo mencionado por los especialistas, enfatizan que lo más seguro es que la fiebre escarlata ha reaparecido debido a “clones” sobrealimentados de la bacteria Streptococcus pyogenes la cual es transmisible por medio de gotas de saliva que una persona expulsa al momemto de toser o estornudar.

“Las toxinas se habrían transferido a la bacteria cuando fue infectada por virus que portaban los genes de la toxina”, dijo el profesor Mark Walker, coautor del estudio.

En varios países de Asia, en Reino Unido y Australia fueron detectados varios rebrotes de la escarlatina en los últimos años. Durante muchos siglos fue la responsable de generar miles de muertes ya que no se contaba con antibióticos que hoy en día sirven para combatir la enfermedad.

En Australia los investigadores de la Universidad de Queens Island pusieron atención a la fiebre escarlata sobre todo por que ha sido el país con mayor número de casos.

El investigador australiano Stephan Brouwer, mencionó que los primeros casos de escarlatina se dieron en el año 2011 en países del continente asiático, después fue detectada en Reino Unido y más tarde, para ser exactos, en 2014 fue localizada en Australia.

Entre los síntomas que se pueden presentar con esta enfermedad se encuentra el dolor de garganta, fiebre, dolores de cabeza, inflamación de los ganglios linfáticos y una erupción roja característica de color escarlata.

La escarlatina toma entre dos y cinco días para que las personas expuestas a estreptococos del tipo A se enfermen, por lo general inicia con fiebre y dolor de garganta, de igual manera se pueden presentar escalofríos, vómitos, o dolores abdominales. La lengua puede estar cubierta con una capa blancuzca y verse hinchada o puede presentar una apariencia aframbuesada o de fresa (roja y con pequeños bultos). La garganta y las amígdalas pueden estar muy enrojecidas y adoloridas, y puede ser sumamente doloroso tragar.

El salpullido rojo puede aparecer uno o dos días después de comenzar la enfermedad, sin embargo, puede aparecer antes de la enfermedad y hasta 7 días después. La escarlatina por lo regular desaparece 7 días después.

Para combatir la enfermedad se utilizan antibióticos como la penicilina que puede ser en forma oral como la penicilina V o la amoxicilina, o intramuscular como la penicilina benzatínica. Si el paciente es alérgico a la penicilina se le recomienda usar eritromicina o azitromicina. El tratamiento suele durar unos diez días.

Cabe resaltar que la escarlatina puede presentar cierto tipo de complicaciones de tipo infeccioso como abscesos faríngeos u otitis, y no infecciosas y tardías, como glomerulonefritis posestreptocócica o fiebre reumática.

A nivel mundial se han presentado poco más de 600 mil casos de fiebre escarlata.