José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

¿Qué es reducir, reutilizar y reciclar? ¿Sirve para algo?

(CNN Español) — Es imposible sostener a largo plazo el estilo de vida que llevamos hoy en día: la demanda de recursos naturales ya está en un máximo, sigue aumentando y, según datos de la ONU, si la población continúa creciendo como se prevé, para 2050 podríamos necesitar el equivalente a tres planetas para satisfacer nuestras exigencias. Pero no estamos indefensos ante este panorama sombrío, podemos aportar a través de tres acciones clave: reducir, reutilizar, reciclar.

Este 17 de mayo se celebra el Día del Reciclaje, una oportunidad para concientizar sobre una práctica omnipresente en el discurso público, pero que al menos en términos numéricos no ha dado el resultado que muchos esperarían, ya que, por ejemplo, solo el 9% de todos los residuos plásticos que se han generado en la historia se han reciclado.

En ocasión de esta conmemoración, aprovechamos para explicarte tres conceptos vinculados a la gestión de los residuos que están intrínsecamente relacionados y que a veces confundimos: reducir, reutiliza y reciclar (y el orden en que te los explicamos no es casual). Y respondemos a una de las preguntas clave: ¿cuán útil es realmente?

 

1 de 11

2 de 11 | Cambia la forma en la que compras ropa. Según la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD, por sus siglas en inglés), la industria de la moda es la segunda más contaminante del mundo y produce más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos. Crédito: Don Emmert / AFP vía Getty Images

3 de 11 | ¿Qué puedes hacer? Evita la “moda rápida”, compra menos, compra ropa de marcas sustentables, ropa de segunda mano o renta, dona y recicla ropa. Algunas tiendas reciben ropa usada —de la marca— o bien, llévala a un centro de reciclado de textiles. Crédito: Justin Sullivan/Getty Images)

4 de 11 | Reduce tu consumo de carne. Según estudio realizado por la revista científica Scientific Reports, si todos en EE.UU. redujeran su consumo de carne —de res, cerdo y aves de corral— en una cuarta parte y sustituyeran las proteínas vegetales, ahorraríamos alrededor de 82 millones de toneladas métricas de GEI. De optar por una dieta vegetariana, nos ahorraríamos 330 millones de toneladas de GEI al año. Crédito: ROMEO GACAD/AFP vía Getty Images

5 de 11 | Reduce tu consumo de plásticos de un solo uso. Reducir el uso de plásticos de un solo uso es el medio más efectivo para evitar este desperdicio. Llevar tus propias bolsas de tela al supermercado y utilizar botellas reutilizables es una forma de evitar estos plásticos en el día a día. Crédito: Eduardo Munoz Alvarez/Getty Images
Ciclistas en las calles
6 de 11 | Modifica la forma en la que te transportas. Los automóviles particulares generan el 18% de las emisiones de CO2, según la Organización Mundial de la Salud. Por lo que elegir cualquier otro medio de transporte o bien, compartir el auto o usar el transporte público, generan un cambio positivo. La bicicleta es la mejor opción de transporte porque no genera emisiones, más allá de las que se producen en su fabricación. Crédito: Drew Angerer/Getty Images

7 de 11 | Elige vehículos eficientes. Si tienes que usar un automóvil, uno tipo híbrido o eléctrico te ayudará a ahorrar gasolina y dinero. Antes de comprar un nuevo carro, verifica cuál es su consumo de gasolina en esta página. Crédito: Spencer Platt/Getty Images

8 de 11 | Viaja menos por avión. La aviación, incluyendo vuelos nacionales e internacionales de pasajeros y de carga, contribuye con aproximadamente el 2% de las emisiones mundiales de carbono. Reducir el número de vuelos y optar por el uso de trenes es una mejor alternativa. Crédito: COOPER NEILL/AFP vía Getty Images

9 de 11 | Utiliza tecnología inteligente en tu hogar. Invierte en electrodomésticos más sostenibles, por ejemplo, utilizando termostatos inteligentes, acondicionadores de aire más eficientes y cambiando las bombillas incandescentes por iluminación con LED. Busca el sello Energy Star para saber cuáles son los más eficientes. Crédito: Scott Olson/Getty Images

10 de 11 | Opta por energía renovable. De tener la opción, cambia tu servicio de luz a una compañía que genere al menos la mitad de su energía a través de fuentes renovables, o por una que cuente con la certificación Green-e Energy. Crédito: Alfredo ESTRELLA / AFP vía Getty Images

11 de 11 | Infórmate y pasa la voz. Varias organizaciones cuentan con recursos de educación para que puedas participar activamente dentro de tu comunidad y así ayudar a crear un cambio. Por ejemplo, la organización Earth Day cuenta con varios recursos en línea. Crédito: Hector Vivas/Getty Images
Reducir
Una oración resume a la perfección lo que implica reducir en este contexto: el mejor residuo es el que no se genera. Reducir, tal como explica ONU-Habitat, es “evitar el consumo de productos que realmente no son necesarios y que además llevan consigo elementos que en muy poco tiempo van a convertirse en basura”.

Esta práctica hay que entenderla en el contexto de dos cifras claves: cada año se juntan 11.200 toneladas de residuos sólidos, según la ONU; y la desintegración de su fracción orgánica es responsable de cerca del 5 % de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial.

La lógica de reducir el consumo, por cierto, va más allá de los productos que luego se convertirán en residuos y aplica, por ejemplo, también a recursos como el agua y la energía.

Los 7 consejos que necesitas para ahorrar agua desde casa
Reutilizar
Reutilizar, tal como explica ONU-Habitat, consiste en “dar un segundo uso a aquellos productos que ya no son útiles para la tarea que por la cual se adquirieron o bien repararlos para que puedan seguir cumpliendo con su función”.

La reutilización se está abriendo camino en numerosas industrias, por ejemplo la de la moda — la segunda industria más contaminante del mundo, que produce más emisiones de carbono que todos los vuelos y envíos marítimos internacionales juntos según la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo—, donde la venta de ropa de segunda mano ha crecido de manera constante y se espera que alcance los US$ 64.000 millones en ventas para 2024, según un informe de ThredUp y GlobalData.

Moda sostenible: cómo consumir ropa de manera más consciente
Stella McCartney habla sobre el daño de la moda al medio ambiente 3:40
Reciclar
Reciclar, mientras tanto, implica un tratamiento de los residuos para su uso en otros productos.

Este proceso requiere de la intervención de varias partes: en los hogares se deben clasificar correctamente los residuos con base en los sistemas de cada ciudad, luego depositarlos en los lugares correspondientes, que de allí se los traslade a plantas de reciclaje y, por último, se utilice la materia que sale tras el proceso que se les realiza en otros productos. Esto permite, en conclusión, ampliar la vida útil de los residuos.

Del papel japonés a las cenizas inglesas, algunos hitos en la historia de la reutilización y reciclaje
Existe la creencia de que el reciclaje tal como lo concebimos ahora se originó en Japón, según consigna WWF Chile en este artículo. Allí, explican, en el entorno del año 1030 “comenzó la primera reutilización de papel desechado de la que se tenga registro”. Hasta entonces loa materiales para hacer el papel llegaban de plantas como el cáñamo (con una salvedad: parece indudable que los chinos ya utilizaban previamente la recuperación de papel), dice WWF).

En Inglaterra los primeros “recicladores profesionales” surgieron en la época victoriana: recolectaban el polvo y cenizas de los incendios domésticos. ¿Para qué se usaba? La expandió de Londres, explican, hizo que hubiera una gran demanda de cenizas de carbón para hacer ladrillos, mientras que en las industrias agrícolas se usaban como fertilizantes.

Un tercer hito en la historia del reciclaje tuvo lugar en la lucha de Estados Unidos por si independencia, donde para “apoyar los esfuerzos militares” se reutilizaron metales, telas y más materiales. Fue en Estados Unidos, precisamente en Chicago y Cleveland, donde cerca del 1900 comenzaron a funcionar las primeras instalaciones para reciclar aluminio.

Pandemia ayuda a mejorar hábitos de reciclaje en EE.UU. 3:08
¿Es reciclar la solución para el problema de la contaminación?
Reciclar es una de las acciones impulsadas, desde hace décadas, a múltiples niveles que van desde organismos internacionales a gobiernos locales. Sin embargo, muchos se preguntan si realmente puede solucionar el problema de la contaminación que generan los residuos.

Tomemos un caso concreto: el plástico, que representa el 85% de los residuos que terminan en los océanos, según un informe clave publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en octubre de 2021, y cuya presencia en los mares casi se triplicará para 2040 según las previsiones. Para ese año (que está más cerca de lo que creemos) habrá el equivalente a 50 kg de plástico por metro de costa.

Ese informe enfatiza que, para hacer frente al problema, lo necesario es una “reducción drástica del plástico innecesario, evitable y problemático”, según informa la ONU. Reducción: esa es la palabra clave. Los autores del estudio, dice el organismo, “rechazan que el reciclaje sea la salida”, señalando las bajas tasas de esta práctica.

Solo 20 compañías producen la mitad de los residuos de plástico de un solo uso
El informe afirma que el problema no se solucionará con una estrategia, sino que la apuesta debe ser a “múltiples intervenciones sinérgicas en las fases iniciales y finales de la producción y el uso del plástico”. En este marco, señala acciones que ya están en marcha en distintos países como las políticas que promueven la circularidad, “la eliminación gradual de productos y polímeros innecesarios, evitables y problemáticos”, el uso de herramientas de carácter fiscal como impuestos, el fin a subvenciones que puedan ser perjudiciales y el desarrollo de materiales menos contaminantes.

¿Dónde quedamos nosotros en este marco? Necesitamos generar, afirma la ONU, una mayor conciencia como consumidores para tomar las decisiones que sean más responsables tendientes a la reducción.

Greenpeace España, en un informe de 2019 que analiza las dificultades en la gestión de los envases plásticos en el país y en el que concluye que reciclar no es suficiente, lo explica de manera muy clara: hay que reducir, reutilizar y, si no queda otra opción, reciclar de verdad. Esto es imprescindible si no queremos que nuestro mundo esté cubierto de plástico de un solo uso.