José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Pesticidas y químicos acaban con las abejas

FERNANDO SOLER URBANO. NVI NOTICIAS.

 

La FAO urgió a las autoridades y gobiernos de todos los países del mundo a proteger a las abejas, “aliadas claves en la lucha contra el hambre”

TUXTEPEC, OAX.- Hace años, el científico y padre de la Teoría de la Relatividad, Albert Eisnten, le vendió al mundo una profecía: “Si la abeja desaparece del planeta, al hombre solamente le quedarían 4 años de vida…Sin ellas, no hay polinización, ni plantas, ni animales… ni hombres…”. Tal profecía parece que empieza a cumplirse.

El ingeniero Jesús Daniel Pérez Pérez, apicultor en la Cuenca del Papaloapan, conoce que la importancia de las abejas es suprema y dependemos de ellas.

Por ello mostró su preocupación pues la población de las abejas productoras de miel (melíferas) ha disminuido de manera considerable especialmente en los municipios de San José Chiltepec, Valle Nacional y Tuxtepec.

El cambio climático, el constante e indiscriminado uso de pesticidas, químicos, la contaminación e incendios forestales, ha originado que de cinco años a la fecha, haya disminuido la producción de enjambres entre un 50 y 60% de la población de abejas.

El experto que se dedica a la captura de enjambres, expuso en las abejas en las trampas que colocan; en una semana llega un solo enjambre.

En riesgo, insectos polinizadores

Anteriormente llegaban dos o tres por semana, por lo que se han dado cuenta de tal disminución en el porcentaje de abejas.

Además, se suman a la desaparición del insecto, comunidades como Rancho Grande, en el municipio de Valle Nacional y Santo Tomás Texas, comunidad del municipio de San Felipe Usila.

Otro de los factores de preocupación en Tuxtepec, es la desaparición de las mariposas, las cuales han dejado de ver con frecuencia.

“Es alarmante, porque se han visto afectados los animales polinizadores, por lo que sin ellos se ve afectada la flor y no hay fruto, y sin fruto no hay alimento”.

Lo que involucra muchas cuestiones, tanto la deforestación que es la principal, así como el uso de químicos y el mal manejo del animal, ya que cuando ven un enjambre, no se tiene el conocimiento de llamar a la persona adecuada para extraer ese enjambre, entre muchos otros factores que afectan a la abeja y otros insectos polinizadores.

Pérez Pérez expuso que pese a estas limitantes, hay apicultores interesados en continuar produciendo la miel de abeja, ya que considera que no se debe perder ya que la miel es un producto natural y estaría en riesgo adquirir dicho producto de calidad.

“La miel es muy aceptada aquí en la región, siempre comprobando que sea natural, igual a la gente le comenta con fotos y videos como se extrae la miel, para que no le genere dudas del proceso y como se obtiene. La miel, cuenta con muchas propiedades y es auxiliar en problemas respiratorios e intestinales.

RELACIONADO
Comentarios