José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Obra de teatro ‘La cría’, una metáfora del amor patológico

 JUAN CARLOS TALAVERA

CIUDAD DE MÉXICO.

Clasificada como un thriller, inspirado en el amor irracional e incondicional que pueden sentir los padres hacia los hijos, se presentará en temporada el montaje escénico de La cría, obra escrita y dirigida por el dramaturgo y narrador Carlos Talancón, que será representada por primera vez en el sótano del Teatro Julio Castillo, del Centro Cultural del Bosque, del 15 de julio al 10 de septiembre.

En entrevista, Talancón detalló que la obra bordea el universo literario de Edgar Allan Poe, H.P. Lovecraft y Amparo Dávila, la cual puede ser vista desde distintos ángulos y podría ser descrita de la siguiente manera:

La obra trata de un matrimonio que tiene un ente encerrado en el ático de su casa, sobre el cual no se sabe a ciencia cierta si es un humano, un extraterrestre o algo abstracto. Pero lo que sí se sabe es que los protagonistas tienen que alimentarlo y, para conseguirlo, la pareja, que poco a poco se ha quedado sin recursos, deberá llegar a puntos excéntricos e hilarantes del sacrificio para que pueda alimentarlo y seguir creciendo”, comentó Talancón.

Ése es el punto de partida de la obra, reconoció el creador escénico. “Así que podríamos decir que la pieza es una metáfora sobre el amor filial, en donde se puede ver cómo es que muchas veces el amor desmedido o desbordado de los padres hacia los hijos, puede ser muy destructivo, incluso al punto de que ese amor se vuelva patológico, incluso al punto de llegar a la automutilación”, advirtió.

Sin embargo, La cría también sirve a manera de metáfora sobre todo aquello por lo que sentimos o tenemos devoción, ya sea religioso, o un ente abstracto. “Esta obra también puede ser vista como una metáfora sobre todo aquello a lo que le dedicamos demasiada energía sin saber del todo las razones o qué es lo que nos lleva a idolatrar algo; es una obra que juega con el sentido de la fe extrema y sin abandonar un toque de humor negro”.

 

 

UN SER INSACIABLE

 

Pero la cría, abunda el creador, “es un ente que puede ser visto de diferentes maneras, pues hay quien puede ver en ese ente a su pareja, a sus padres, a su mascota o su profesión, es decir, a todo aquello en lo que alguna vez ha colocado su fe.

Digamos que la cría es un extraño ente casi omnipresente a quien sus padres mantienen encerrado en un cuarto de la casa. Sin embargo, ese ente termina por convertirse en un ser insaciable que dominará la vida de una pareja que, en un acto de amor radical y ante la creciente falta de sustento, llegará a extremos insólitos del sacrificio”, añadió.

Talancón también destacó que esta obra, que para esta ocasión será interpretada por Anelvi Rivera y Javier Sánchez, es exigente tanto física como mentalmente para los intérpretes, y destacó la producción realizada por Miguel Moreno, quien propuso como escenografía una especie de jaula desarmable que le concede un aire de dramatismo a la puesta.

Talancón recordó que empezó a escribir ésta en la Fundación para las Letras Mexicanas, en 2009, bajo la tutoría de David Olguín, y finalmente el estreno de la pieza llegó en 2016.

Por su parte, Anelvi Rivera reconoció que este montaje le pareció un trabajo que podía evocar muchos aspectos relacionados con la sociedad actual, donde se pueden apreciar desde elementos que van de lo grotesco hasta lo fársico para luego reírse de uno mismo y de las posibles maneras de amar profundamente y deshacerse o casi extinguirse en ese mismo amor.

De tal suerte que la obra es también un cuadro terrorífico que permite mirar un fragmento de lo que puede vivir una pareja para reconocer sus amores y sus odios hasta alcanzar un punto extremo.

Cabe señalar que la puesta en escena La cría ya se presentó con éxito en espacios como el Centro Cultural Helénico, el Cenart y La Teatrería, por lo que llega a su quinta temporada con varios reconocimientos a cuestas, por ejemplo: finalista del Premio Nacional de Dramaturgia Joven Gerardo Mancebo del Castillo en 2013, la obra de Talancón fue premiada en 2016 por la Agrupación de Críticos y Periodistas de Teatro como mejor dramaturgia, y participó en la Muestra Nacional de Teatro de 2017.