José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

No hacen más falta más leyes para proteger a mujeres, deben cumplirse las existentes

La diputada Mariana Rodríguez Mier.

Ciudad de México. Para enfrentar las diversas formas de violencia contra las mujeres, las agresiones, el abuso físico y sexual, la trata, el secuestro, actos que muchas veces llevan al feminicidio no hacen falta más leyes, lo que se requiere es una aplicación de las que ya existen, con eficiencia y enfoque de género en la actuación de los servidores encargados de aplicarlas, coincidieron en el foro El futuro de la agenda feminista tras las elecciones, la doctora en Educación, Saraí Aguilar Arriozola, y las diputadas federales Adriana Dávila Fernández y Mariana Rodríguez Mier y Terán, del PAN y PRI, respectivamente.

Una de las cosas que verdaderamente afectan a las mujeres es el nivel de impunidad que existe en el país en las agresiones; mientras que el nivel de impunidad no baje, podemos seguir llenándonos de leyes hasta el infinito y quizá se diga que es muy fácil venir y aventar la pelota del otro lado, al lado legislativo, pero la crítica también va hacia qué estamos haciendo en las universidades para educar y transformar a las generaciones, expuso Saraí Aguilar, durante la mesa de análisis virtual, organizada por la Universidad de las Américas Puebla.

Más allá de preguntarnos qué ley nos falta –consideró la Doctora en Educación– yo me preguntaría qué nos falta como sociedad para lograr que los ciudadanos aprendan a respetar la vida, que se entienda la necesidad de una igualdad sustantiva en el que las mujeres tengan un acceso real a sus derechos. En el país hay niveles de impunidad en la comisión de delitos contra mujeres del 97%. De por sí sabemos que el caso de los abusos sexuales y de agresiones físicas la mayoría no se denuncia y aun así tenemos esos niveles de impunidad.

Mariana Rodríguez Mier y Terán, diputada federal por Tamaulipas por el PRI y vicepresidenta de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, advirtió que el hecho de meter más legislación a la Constitución es una forma de “populismo penal”, querer engañar a la sociedad que con el hecho de poner las sanciones en una legislación se van a cambiar las conductas, y lo que debe cambiar son la prevención, la cultura, que se actúe ante las denuncias, he visto a mujeres ir hasta nueve veces a denunciar una conducta violenta que escala y muchas veces termina en un feminicidio que pudo prevenirse.

La integrante de las comisiones de Justicia y Asuntos Migratorios de la Cámara de Diputados consideró en el país existe la legislación suficiente para hacer valer los derechos de las mujeres, no únicamente en el ámbito nacional, hay convenciones internacionales para permitir el acceso a una vida libre de violencia, para eliminar cualquier forma de discriminación, y estos acuerdos tienen su par en la legislación nacional y cuando no existe se puede acoger a ellas. Las mujeres deben saber, por ejemplo, que el grito es una forma de violencia, que existe la violencia económica.

A pesar de que las mujeres participamos más en los diversos ámbitos –señaló por su parte la legisladora federal del PAN por Tlaxcala Adriana Dávila Fernández– la violencia y ataques se han intensificado, incluso hemos visto violencia política, pero las mujeres tenemos pleno derecho a aspirar a nuestras libertades, de acción, de pensamiento; también tenemos derecho a actuar desde la pluralidad. Hoy nos movilizamos juntas porque se nos ha quitado mucho, pero actuamos juntas después de décadas y décadas de lucha.

La ex candidata a gobernadora Adriana Dávila Fernández señaló que el miembro de su partido que agredió la semana pasada a su pareja en el Estado de México, durante una clase virtual de inglés, no sólo debe ser expulsado de su organización, debe estar en la cárcel, porque ese es el tipo de conductas que no pueden tolerarse. No existe ninguna ley sobre mujeres o sobre cualquier otro tema que pueda cambiar una conducta humana. Lo que cambia la conducta humana son las políticas públicas y no puede ocurrir que se vengan abajo políticas públicas de atención a mujeres.