José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Miles quedan fuera de Sembrando Vida y la corrupción es un motivo

A más de tres años de la operación del programa Sembrando Vida, un total de 12 mil 856 campesinos veracruzanos han sido dados de baja del padrón de beneficiarios, de los cuales 618 fueron sancionados por incumplimiento del plan de trabajo o por actos de corrupción.

Mediante solicitud de transparencia, la Secretaría de Bienestar del Gobierno Federal informó que, en Veracruz, durante 2019 fueron dados de baja 4 mil 094 beneficiarios del programa; en 2020, fueron retirados del padrón 2 mil 660 campesinos; posteriormente, en 2021, se cancelaron apoyos a 5 mil 510 beneficiarios más, y en enero de este año han sido dados de baja 592 personas.

Al requerir el motivo de las bajas o cancelación de apoyos a los beneficiarios veracruzanos, la dependencia federal indicó que 5 mil 011 casos fueron clasificados como “sin categoría”, 4 mil 266 fueron bajas voluntarias; mil 582 por fallecimiento; 911 por cambio de domicilio del beneficiario; 361 fueron dados de baja por enfermedad o “inhabilidad para trabajar”.

Además 322 campesinos fueron sancionados por actos delictivos y/o corrupción; 296 por incumplimiento del plan de trabajo; 103 recibieron amonestaciones por reglamento de la CAC (Comunidad de Aprendizaje Campesino) y cuatro cuentan con registro duplicado.

De acuerdo con las reglas de operación del programa Sembrando Vida, las sanciones que se aplican por incumplimiento con las obligaciones establecidas son: amonestaciones, suspensión y cancelación de los beneficios.

Entre las conductas que reciben amonestación se encuentran no cumplir en un mes con el 80 por ciento del trabajo convenido por escrito, faltar injustificadamente a las reuniones de las CAC o a la unidad de producción.

A los beneficiarios les suspenden los apoyos cuando no cumplen en un periodo de dos meses, con al menos 80 por ciento del trabajo, o acumulan tres o más inasistencias injustificadas en las reuniones de las CAC.

Asimismo, la cancelación de los apoyos se realiza cuando los beneficiarios no aplican el apoyo económico adicional en el proyecto, presentan información falsa o comprobación incompleta de los apoyos otorgados, o incurran en acciones o conductas graves.

El programa Sembrando Vida busca contribuir al bienestar social de los campesinos en los ejidos y comunidades agrarias que se encuentran en mayor situación de pobreza, a través de ingresos que sirvan para impulsar el establecimiento de sistemas de producción agroforestales y hacer productiva la tierra.

Para ello, a los beneficiarios se les incentiva con un ingreso de 5 mil pesos mensuales, de los cuales deben ahorrar de manera obligatoria el 10 por ciento, para trabajar sus tierras en un proyecto agroforestal.

Desde 2019 hasta enero de 2022, el programa Sembrando Vida ha destinado en Veracruz 10 mil 794 millones 390 mil pesos.

Durante el primer mes de 2022, el padrón de beneficiarios registra un total de 67 mil 405 campesinos veracruzanos inscritos en el programa.

En comparación con los 73 mil 079 beneficiarios registrados en 2021, para este año Veracruz registra una disminución de 7. 7 por ciento (5 mil 674) en el número de sujetos agrarios incluidos en el programa federal.

COMUNIDADES DAN BAJAS Y ALTAS EN PROGRAMA: MANUEL HUERTA

El delegado de Programas para el Desarrollo de la Secretaría del Bienestar, Manuel Huerta Ladrón de Guevara, afirma que las “bajas” registradas del programa Sembrando Vida en el estado de Veracruz, obedece a que los padrones son dinámicos porque se tiene que cumplir con las reglas de operación, por lo que existe una revisión precisa incluso por parte de las propias comunidades.

“Los padrones siempre son dinámicos, tienen que cumplirse las reglas de operación, en el programa Sembrando Vida hay una revisión muy precisa porque lo hace la comunidad, lo hace la asamblea, existen los comités de capacitación de la comunidad, y ahí si alguien no está trabajando, toman la decisión en la comunidad, dan la baja y se promueve el alta”.

Explica que no es decisión de alguien en particular, decir “este entra y este no entra” sino que es un tema de las asambleas.

“También por eso la actualización de los padrones, a veces tarda un poquito más de días porque es la asamblea, hasta que ya esté trabajando el nuevo hasta que pasa por la asamblea y lo aprueba no se da el alta de nuevo”.

Señala que obedece fundamentalmente a eso, aunque puede haber también un número de personas que fallecen.

“Eso también es una realidad, hay gente que muere desgraciadamente y la transmisión del derecho a otro ciudadano a veces tarda la actualización documental y demás, pero lo que sí sé es que el número de productores que Sembrando Vida que se requiere ahorita está trabajándose para su actualización que tendrá que ser también después del 15 de abril, por ley no podemos incorporar a padrones hasta después del 15 de abril, pero eso no quita que el objetivo de las metas que tenemos en cuanto a producción de árboles sea un objetivo a cumplir”.

Insiste en que la comunidad tiene un control directo y quien no trabaja inmediatamente es dado de baja y no se paga.

“El que no trabaja, desgraciadamente hay gente que llega y dice, ‘yo quiero entrar a ese programa’, cumple todos los requisitos, la comunidad lo acepta y una vez que empieza a recibir se descubre que no le interesaba ser campesino, no le interesa hacer su patrimonio, la comunidad ve, observa y da la baja, habrá otros que sí trabajaron, pero murieron, entonces tienes que actualizar la información, también puede haber una renuncia voluntaria”, admitió.