José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Localizan sin vida a maestra y su hija desaparecidas en Ecatepec

Ecatepec, Estado de México.- Ana María Sierra, de 36 años, y su hija Estrella Isabel, de tan solo ocho años de edad, fueron sustraídas, desde el pasado mes de Mayo, de su propia casa, en Valle de Aragón Tercera Sección.

Tras cuatro meses de búsqueda, la esperanza de encontrarlas con vida se apagó cuando se notificó a la familia de que ambas fueron localizadas sin vida.

La maestra del Colegio Winston, Ana María, habló por última vez con su padre, Jorge, un día antes de desaparecer, le comentó que se sentía mal tras aplicarse la vacuna y le comentó que ese día la visitaría un hombre de nombre Roberto.

Al día siguiente, vecinos vieron salir de su domicilio, en la colonia Valle de Aragón, su camioneta con un colchón en el toldo, posteriormente se les hizo raro encontrar la casa desordenada, además faltaban algunos artículos.

Testigos aseguran que la docente fue vista en compañía de un hombre, identificado como «Jorge».

Cuando la maestra no se presentó a dar clases la mañana del 18 de mayo, sus compañeros pensaron que había tenido alguna reacción a la vacuna.

Ese día, tras varios intentos fallidos de comunicarse con su hija, el señor Jorge Sierra fue a la casa de Ana, pero no estaba; al entrar a la vivienda encontró desorden y que faltaba objetos personales de la maestra:

“Todo el día estuve marcándole y no me contestó. Llegué a la casa y le pregunté a mi esposa si Anita se había comunicado. Me dijo que no y decidimos ir a buscarla a la casa. Entré y me doy cuenta de que no está, no hay pantallas, laptops, y dije ‘está desmayada o la tienen amarrada’. Subí y no encontré nada, ni a ellas ni un colchón y se me hizo extraño”.

Uno de los vecinos recuerda que ese martes, alrededor de las 6:00 horas, vio salir de la calle la camioneta de Ana, una Voyaguer blanca modelo 2001, con placas 777 SWP, con un colchón en el toldo, lo que llamó su atención.

Una amiga de la profesora, quien pidió el anonimato, dijo que Roberto ‘N’ fue la última persona con quien tuvo contacto Ana, ya que le había llevado comida, así como cuidados tras haberse aplicado la vacuna contra COVID-19.

Desde ese momento, amigos, familiares y el padre de Ana María iniciaron una búsqueda incansable para dar con el paradero de este sujeto, con quien aparentemente la maestra comenzaba una relación.

Hasta apenas unos días la Fiscalía contactó a la familia y tras algunas investigaciones confirmó el hallazgo de la maestra y ‘Estrellita’, su hija.

A través de un comunicado, el padre de Ana María confirmó que la mujer y su pequeña fueron halladas sin vida y mencionó que la Fiscalía General de la República (FGR) continuará con la línea de investigación para que otorguen su debida resolución.