José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Legado de Octavio Paz llegaría a Los Pinos; analizan nueva fundación

JUAN CARLOS TALAVERA]/EXCELSIOR

CIUDAD DE MÉXICO.

Autoridades de la cultura, federales y locales, buscan la ruta para crear una nueva Fundación o un Instituto Octavio Paz que resguarde la memoria y parte del legado del único Nobel de Literatura mexicano. También planean que la obra de artistas como Antoni Tàpies, Juan Soriano, Rafael Coronel, Alberto Gironella, Manuel Felguérez, Vicente Rojo, Gunther Gerzso, Adja Yunkers y Pierre Alechinsky, resguardada en las casas del poeta, sea expuesta en el nuevo Complejo Cultural Los Pinos, junto con la colección de arte hindú que el ensayista y su esposa, Marie-Jose Tramini, adquirieron en la India.

Así lo detalló a Excélsior Alfonso Suárez del Real, secretario de Cultura de la Ciudad de México, quien se reunirá antes del 15 de enero con la titular de la Secretaría de Cultura federal, Alejandra Frausto, con la directora del INBA, Lucina Jiménez, y los representantes de El Colegio Nacional y la Universidad Nacional Autónoma de México, para establecer la ruta crítica que proteja el legado de Octavio Paz (1914-1998).

Por ahora, esperamos a que el juzgado décimo noveno en materia de lo familiar, donde se concentró el caso, indique cuándo se iniciará el inventario del acervo del escritor y de qué forma se llevará a cabo; y, en función de eso, nos reuniremos para establecer la ruta crítica a seguir”, comentó.

El promotor adelantó que los derechos de autor de Paz formarán parte del patrimonio cultural de México, aunque todavía no se define la manera. Y, a pesar de no ser tan cuantiosos, “no es menos cierto que éstos se tienen que resguardar en favor de la nación mexicana”, apuntó.

¿Cuáles son las opciones?, se le cuestionó. “Sabes qué se ha planteado y preferiría guardar una opinión institucional”, respondió.

¿La biblioteca del poeta irá a la Biblioteca de México, ubicada en Balderas? “Se necesita un consenso; ese pareciera el destino natural, toda vez que en la época de Consuelo Sáizar (como presidenta de Conaculta), cuando se rehabilitó La Ciudadela, se crearon espacios para acervos exclusivos, donados o adquiridos; pero algunas personas me han expresado la necesidad de replantear los mecanismos que garanticen la integralidad e integridad de los fondos ahí depositados, ya que existe la percepción de que no hay una seguridad que garantice esa integridad”, afirmó.

¿En qué sentido?, se le preguntó. “De que alguien pueda sustraer una revista o dañar un ejemplar y con eso se perdería la integralidad e integridad del acervo. Eso tiene solución. Sin embargo, también creemos que existe otra posibilidad: reconformar la Fundación Octavio Paz”, agregó.

¿Otra fundación con la misma historia?, se le inquirió. “Creo que las condiciones son distintas. Ya se tiene una prueba de lo que no se debe hacer y cómo no se debe hacer. Aunque también hay una propuesta de crear el Instituto Octavio Paz -similar a la figura del Instituto Cervantes-, que tampoco podemos desechar”, planteó.

¿Qué sucederá con la colección artística de Paz? “Tenemos certeza de que Paz recibió obra plástica de connotados creadores mexicanos y extranjeros como obsequio, así como una colección de arte popular hindú y de arte europeo. Esperamos el inventario, pero es evidente que hoy, bajo el esquema del Complejo Cultural Los Pinos, como museo abierto a la ciudadanía, ahí hay espacio para albergar el acervo que se determine tras el inventario”, añadió.

¿Y sus inmuebles?, se le cuestionó. “En cuanto tengamos resuelta la parte de la herencia daremos el siguiente paso, para ver si se recupera la propiedad del abuelo o qué fin se dará al resto de las propiedades. Para quienes tenemos experiencia en impulsar museos en edificios departamentales -como el caso del Museo de Ruth Lechuga, en los edificios Condesa-, sería maravilloso que la gente pudiera visitarlos, pero también suele ser incómodo para quienes viven y trabajan en esos lugares”.

¿Cuándo llevarán las cenizas de Paz y Marie-Jose al Antiguo Colegio de San Ildefonso?, se le interrogó. “En la próxima reunión determinaremos si puede ser una fecha simbólica o una convencional; pero tenemos todo muy claro, porque ahora hablamos el mismo idioma”.

¿Conoce la disposición testamentaria en la que Paz deja sus documentos y correspondencia privada a El Colegio Nacional? “Los jueces que han llevado el caso no se han expresado en sentido contrario, lo cual, bajo el argumento legal de la secrecía voluntaria del poeta, nosotros consideramos que el que calla otorga; es decir, como los jueces no han hecho manifestación alguna en sentido contrario, nos indica que es real esa disposición testamentaria”, dijo.

 

DEJAR EL ZÓCALO

 

Suárez del Real también habló de sus proyectos para la Ciudad de México: “Nuestra prioridad será la cultura comunitaria”, aclaró y mencionó que entre 150 y 200 espacios formarán parte de su programa Pilares y Festivales, que contará con mil 800 talleristas y 300 promotores culturales.

Adelantó que el primero de esos festivales barriales se realizará el 2 de febrero próximo, en la Plaza de la Candelaria, con el objetivo de “recuperar esa feria retratada en los siglos XVIII y XIX por los más connotados cronistas de México en la Candelaria de los Patos”; y luego vendrán otros festivales, como anunció el sábado pasado.

¿Cómo seleccionaron esos puntos?, se le consultó. “Están vinculados con indicadores de violencia familiar, educación trunca, desempleo, delincuencia, violencia y bullying. Para este año planteamos 150, aunque podríamos alcanzar 200”, indicó.

¿Qué pasará con el Festival del Centro Histórico? “Su perímetro se ampliará a la colonia Tabacalera y los grandes eventos se realizarán en la Plaza de la Revolución”.

¿Por qué no en el Zócalo?, se le cuestionó. “El Zócalo capitalino ha adquirido un carácter distinto, porque es la residencia oficial de trabajo de la Presidencia de la República, por tal motivo, tenemos en cuenta que el Zócalo recupera esa necesidad de contar con cierto espacio para laborar y para actividades cívicas de carácter gubernamental”, señaló.

¿Hablaba de crear el Instituto de Derechos Culturales? “Ya lo tenemos. Y estará al frente Jesús Galindo, para promover, fomentar y difundir los derechos culturales entre los habitantes y visitantes de la ciudad; hará el acompañamiento a las quejas y denuncias que se presenten por violación a derechos culturales y se responsabilizará de subsanar las recomendaciones”, concluyó el funcionario.

 

NOMBRAMIENTOS Y RATIFICACIONES

 

  • Benjamín González, director de Vinculación Comunitaria.
  •  Argel Gómez, director de festivales, ferias y fiestas comunitarias.
  •  Hilda Nájera, directora del Sistema de Educación Artística Comunitaria.
  •  Guadalupe Lozada, directora de Derecho a la Memoria y Patrimonio Cultural Comunitario.
  •  Jesús Galindo, director del Instituto de Derechos Culturales.
  • Inti Muñoz, titular de la Coordinación Interinstitucional.
  • Ángel Ancona, coordinador del Sistema de Teatro.
  • José María Espinasa, director del Museo de la Ciudad de México y del Museo de Cabildos.
  • Alejandra Utrilla, directora del Museo Nacional de la Revolución Mexicana.
  • Salvador Zarco, director del Museo de los Ferrocarrileros.
  •  Walther Boelsterly Urrutia, director del Museo de Arte Popular.
  •  Enoc Santiago, director del Museo del Estanquillo. Colecciones Carlos Monsiváis.
  •  Scott Yoo, director de la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México (OFCM).
  • Luis Manuel Sánchez, director de la Orquesta Típica de la Ciudad de México.
  • José Antonio González de León, coordinador de asesores.
  • Asesores: María Rojo (cinematografía), Gabriela de la Garza (artes escénicas), Jaime Chabaud (teatro), Ausencio Cruz (teatro popular), Pablo Moctezuma Barragán (Crónica barrial) y Ángeles González Gamio (Recuperación de Memoria Histórica).
RELACIONADO
Comentarios