José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

La falta de lluvia afecta a la citricultura.


Provoca que el producto se vuelva de menor calidad y tenga menor precio.

Por Baruch Sarmiento.

Martínez de la Torre, Ver. –

A pesar que la temporada de lluvias inició en el mes de junio, las precipitaciones en esta zona han sido muy escazas, provocando afectaciones a la citricultura de Martínez de la Torre y otros municipios, ya que el agua es indispensable para que el fruto crezca de buen tamaño y tenga una buena calidad para su comercialización en el país y en el extranjero.

Juan de Dios González, citricultor de limón persa en el municipio, manifestó que este año la escases de lluvia les está afectando más, porque ahora la fruta es de menor tamaño, de color más pálido, incluso más seco, y si de por si los precios son bajos, con las características que muestra el limón el precio baja aún más.

En tono de broma comentó que el verdadero trabajo no es cortarlo, sino buscar a alguien que lo compre a buen precio, porque los compradores le buscan y le encuentran cualquier pretexto para quitarle más valor a su cítrico.

Dijo que este problema que genera la falta de agua de lluvia solamente lo padecen los pequeños productores, porque a diferencias de los grandes, ellos no cuentan con sistemas de riego para seguir produciendo calidad y también cantidad.

Por ultimó lamentó que no existan proyectos gubernamentales o que si los hay no tengan la difusión adecuada para afrontar esta situación que se están padeciendo los citricultores, por lo que tendrán que seguir esperando las lluvias para que esta situación se mejore.

RELACIONADO
Comentarios