José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Hallan método para prolongar la vida en 500 por ciento en gusanos

Estados Unidos.- Una investigación de del Laboratorio Biológico MDI ha encontrado un método para prolongar hasta en 500 por ciento la vida, indentificando las vías celulares sinérgicas en un gusano conocido como C. elegans. Según uno de los científicos, el aumento en la esperanza de vida sería el equivalente de una vida humana durante 400 o 500 años.

Los científicos explicaron que los medios indentificados en el gusano estudiado están presentes en el organismo humano y que  ya se va desarrollando una serie de medicamentos para prolongar la vida sana mediante la alteración de estas vías.

Este descubrimiento abre las puertas al desarrollo de tratamientos y terapias contra el envejecimiento más eficaces, indica el Laboratorio Biológico MDI.

La  investigación utiliza un doble mutante en el que la señalización de la insulina (IIS) y las vías TOR han sido genéticamente alteradas. Debido a que la alteración de las vías IIS produce un aumento del 100 por ciento en la vida útil y la alteración de la vía TOR produce un aumento del 30 por ciento, se esperaría que el mutante doble viva un 130 por ciento más. Pero en cambio, su vida útil se amplificó en un 500 por ciento, el estudio fue publicado en la revista Cell Reports.

“La extensión sinérgica es realmente salvaje”, dijo Rollins, quien es el autor principal de Jianfeng La de la Universidad de Nanjing. “El efecto no es uno más uno es igual a dos, es uno más uno es igual a cinco. Nuestros hallazgos demuestran que nada en la naturaleza existe en el vacío; Con el fin de desarrollar los tratamientos antienvejecimiento más efectivos, debemos analizar las redes de longevidad en lugar de las vías individuales”.

El descubrimiento de la interacción sinérgica podría conducir al uso de terapias combinadas, cada una de las cuales afecta una vía diferente, para extender la vida humana sana de la misma manera que las terapias combinadas se usan para tratar el cáncer y el VIH.

POR  JUAN LEYVA