José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Faltan recursos a enclave cultural en la Casa del Poeta Ramón López Velarde

JUAN CARLOS TALAVERA

CIUDAD DE MÉXICO.

Con un presupuesto público insuficiente y múltiples necesidades para su permanencia, la Casa del Poeta Ramón López Velarde es un un laberinto de la memoria que guarda los últimos pasos del poeta zacatecano, en la Ciudad de México, el cual nombrará en los próximos días al poeta David Huerta, Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2019, como nuevo presidente de su patronato.

El anuncio se realizará cuando el secretario de Cultura de la Ciudad de México, Alfonso Suárez Real, entregue el presupuesto de un millón 660 mil pesos, correspondiente al apoyo de 2019 que la casa deberá recibir antes del próximo viernes, 31 de enero.

Así lo confirma en entrevista con Excélsior María del Carmen Férez Kuri, directora de la Fundación Casa del Poeta, quien habla sobre la situación financiera a largo plazo del inmueble y recupera la historia de una casa que se sostiene con la aportación de la SC local y algunos recursos autogenerados.

Sin embargo, la directiva reconoce que el presupuesto que recibirá esta semana no es suficiente para la operación total del espacio.

¿Cómo sobrevivió la casa en 2019?, se le cuestionó a la titular. “Tuvimos que solicitar un fondo de emergencia a la junta de asistencia privada, el cual que nos permitió sobrevivir, porque el gobierno local nunca nos dijo que no entregaría el apoyo.

Por eso la casa se mantuvo y se buscó ese recurso para llegar al final de año. Ahorita estamos esperanzados con la promesa de que nuestro secretario nos comentó que el recurso llegaría a más tardar el 31 de enero”.

¿Qué tipo de trámite se necesita? “Se firma un convenio, en donde ellos no se hacen responsables de la operación del programa, porque eso lo dejan a la fundación y, desde luego, estar conscientes de que el programa cultural se enriquecerá, porque la Ciudad de México merece tener esta casa”.

¿Confía en que el presupuesto llegará para esa fecha? “Pienso que sí llegará porque está empeñada la palabra del secretario”.

¿Cómo se sostiene la Casa del Poeta? “Con cuotas por su uso. Lo que pasa es que en los últimos años este presupuesto, que nos da la SC local, no ha vuelto a incrementarse, pero ese monto de 1.6 mdp sólo representa el 50% de los gastos de la casa y debemos autogenerar el resto con actividades propias.

Según el informe de 2019, el recinto programó 200 actividades y, a lo largo del año, registró una asistencia de nueve mil 147 personas. Las cifras indican que agendó 98 presentaciones literarias, 32 lecturas de poesía y narrativa, seis talleres, nueve conferencias, 51 eventos especiales y tres exposiciones, a las cuales asistieron siete mil 551 personas; y a esto se sumó la visita de 64 alumnos, como parte de las visitas escolares, así como mil 289 usuarios que acudieron al museo y 243 más que utilizaron la biblioteca.

LOS GASTOS

Férez Kuri también fue cuestionada sobre el presupuesto que debiera recibir el espacio para el año 2020.

Al respecto, ya tenemos la invitación de nuestro secretario de Cultura para empezar a platicar, a partir de febrero, organizar nuestros programas culturales y se nos pueda dar la aportación de 2020, que desde luego sería la misma que se nos ha dado durante los nueve años anteriores”.

¿Esto afecta al espacio? “Sí impacta, por ejemplo, en los sueldos tan raquíticos que tiene la gente que trabaja aquí. Son 15 personas y van desde el responsable de bibliotecas, al responsable de museo, de servicios educativos, así como un coordinador operativo, tres personas de intendencia, un mensajero, dos más que apoyan en el Café Bar las Hormigas y un contador”.

¿Qué le diría a las autoridades en este momento? “Respetuosamente, les pediría que, por favor, no nos encasillen con tantísimos centros culturales o casas de cultura que hay, que por favor vean de manera individual esta casa y lo que le da a la ciudad, el tiempo que lleva y el espacio en el ámbito cultural del que se ha ido posicionando cada vez más y, viendo eso, pues volteen la cara hacia nosotros y vean que vale la pena seguir conservando y aumentando esa aportación para el bienestar de nuestra ciudad”.

¿La Casa del Poeta cuenta con algún seguro? “Sí, cuenta con un seguro de cobertura amplia que es pagado anualmente por la fundación, y cubre desde un derrumbe, por decir algo, hasta lo necesario. Anualmente pagamos alrededor de 20 mil pesos, lo que pasa es que por el estado que guarda la casa, que no ha sido vulnerable a ningún sismo ni a nada, se le tiene consideración y además no ha tenido eventos que exijan el seguro”.

Y añade: “Además, respecto a normas y reglas de protección civil, estamos al día y tenemos una gran ventaja: la Casa del Poeta ha permanecido de pie a través de tantos sismos que ha sufrido la Colonia Roma, sin afectación alguna”.

¿Qué se necesita la casa a largo plazo? “Tenemos que pugnar para que se incremente (el apoyo). Ésa va a ser nuestra función, de ver que nuestras autoridades se concienticen aún más para que estén seguras de que esto debe seguir funcionando como hasta ahora”.

¿Cuál sería el presupuesto público ideal para este espacio? “Podríamos hablar de 3 mdp. Esto nos permitiría darle un mejor mantenimiento a la casa. Que sí lo hemos hecho… nunca se le ha abandonado, a pesar de lo raquítico de la aportación. Con eso tendría todo el personal de la casa un ajuste en sueldos que no se les ha podido dar desde hace tiempo”.

¿Se replantearán las actividades de la casa? “No pueden ser diferentes las actividades que ya se hacen, porque la Casa del Poeta es eso: actividades culturales que giran alrededor de la poesía”.

¿Aunque Suárez del Real haya comentado que se enriquecerían a futuro? “Se verá cuando platiquemos, a partir de febrero, cuando nos convoque. Se verá qué es lo que él quiere y, por supuesto, si la casa puede apoyar más al gobierno de la Ciudad lo va a hacer, pero eso se conocerá y se sabrá en la plática”.

¿Hay fecha? “Aún no hay fecha programada”.

¿Y si la Casa no recibiera el apoyo el próximo viernes? “No puede ser… está empeñada la palabra del secretario. El año pasado se cerró la agenda para las actividades de 2020, porque no había acuerdo con la SC local. Sin éste (apoyo) la casa habría tenido que cerrar, pero en cuanto se tuvo la plática con el secretario y nos dijo el ofrecimiento, ese mismo día se abrió agenda y ya tenemos casi 15 actividades agendas”.

¿Y si no llegara? “Se tendría que cerrar, pero no creo que suceda”.

ESPACIO PARA TEPOROCHOS

Según su historia, la Casa del Poeta fue una de las primeras vecindades en la Ciudad de México que data del tiempo de Porfirio Díaz.

A uno de sus cuartos llegó a vivir Ramón López Velarde en los últimos años de su vida (1918-1921), quien será recordado en el año 2021, para homenajear su centenario luctuoso.

Sin embargo, luego del sismo de 1985, la casa quedó afectada y se convirtió en refugio de teporochos y malvivientes, comenta Férez Kuri.

Fue entonces cuando un grupo de intelectuales solicitó al gobierno de la Ciudad de México que rescatara el inmueble y lo cediera para rendir un homenaje permanente a la memoria del poeta.

Hacia 1989 el gobierno local adquirió el inmueble y durante dos años llevó a cabo un trabajo de restauración, hasta que abrió sus puertas el 28 de noviembre de 1991. Para tal fin se creó una fundación, como institución de asistencia privada no lucrativa, que apoyara con un programa cultural.

En se momento, la curaduría del museo y la habitación del poeta estuvo a cargo de Guillermo Sheridan y Hugo Hiriart, quienes se encargaron de recrear el ambiente con muebles de época, fotografías y fragmentos de sus poemas.

De forma paralela, el gobierno adquirió las bibliotecas de Efraín Huerta y Salvador Novo, que suman poco más de 11 mil volúmenes, junto con un tercer fondo de poetas contemporáneos. En total, la casa abarca cerca de 10 mil metros cuadrados a lo largo de tres edificios que sirven como galería, salón de usos múltiples, biblioteca, museo y la habitación del autor de La suave Patria.