José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

El trigo, el principal rival de la soya en la guerra comercial entre EU y China

I. ALMEIDA Y MICHAEL HIRTZER. BLOOMBERG.

Este grano se perfila a ser el ‘ganador’ durante el conflicto comercial, en el cual se acordó una ‘fase uno’.

En el mundo de la agricultura, las noticias del acuerdo comercial parcial entre Estados Unidos y China han propiciado muchos rumores sobre la soya. Resulta que el trigo podría terminar siendo el gran ganador.

Los rumores están aumentando de que China trabajará para cubrir su cuota de compra de trigo como parte de la distensión, creando una nueva demanda ya que en el pasado no ha cumplido su promesa.

Entretanto, es probable que las compras de soya sufran el impacto de una enfermedad porcina mortal que reduce la demanda de la semilla oleaginosa utilizada en un ingrediente clave para la alimentación de los cerdos.

Los precios del trigo ya están reaccionando ya que los mercados esperan que China pronto anuncie la cuota, según los consultores de AgResource, de Chicago.

La asignación, fijada por la Organización Mundial del Comercio (OMC), podría cubrirse con suministros de cualquier país, pero significa una demanda mundial adicional en un momento en que los compradores internacionales recurren a los suministros estadounidenses.

Si las compras chinas alcanzaran la cuota de 9.6 millones de toneladas, representaría un gran salto en la demanda. En los seis años hasta 2017, la compra ha promediado menos del 50 por ciento de la asignación.

“La posibilidad de que China pueda asegurar entre 5 y 6 millones de toneladas adicionales de trigo mundial anualmente está apuntalando el trigo de la Junta de Comercio de Chicago”, dijo la consultora AgResource, de Chicago, en un informe el jueves.

Las ventas potenciales a China llegarían en un buen momento para los agricultores estadounidenses. Unos suministros relativamente más ajustados de maíz en América del Sur y de trigo en Rusia, el principal exportador, han hecho que el grano estadounidense tenga un precio más competitivo, lo que ya ha llevado a los compradores no chinos a aumentar las compras.

En la semana que concluyó el 12 de diciembre, los exportadores estadounidenses vendieron la mayor cantidad de trigo en seis años, según cifras del USDA, que excluyen datos sesgados publicados tras el cierre del Gobierno federal a principios de este año.

El maíz también podría beneficiarse si China toma medidas para cubrir las cuotas de granos, pero en menor grado. Con 7.2 millones de toneladas, la asignación es menor y el país asiático generalmente ha hecho un mejor trabajo para cubrirla, lo que significa que no representaría un gran aumento en la demanda.

“El impacto en los valores del maíz es mucho menor”, destacó AgResource.