José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

El estrés provoca canas: Harvard

Estados Unidos.- Una investigación de la Universidad de Harvard, Estados Unidos encontró relación entre el estrés y la aparición de canas dado que el estrés genera una reacción en las células madres que pueden desencadenar en el cambio de coloración del cabello.

El estudio fue publicado por la revista Nature y en el se indica que el estrés el estrés activa los nervios que son parte de la respuesta de lucha o huida, lo que a su vez causa daño permanente a las células madre regeneradoras de pigmento en los folículos capilares y causa canas.

Ya-Chieh Hsu, autor principal del estudio indicó que se intentó entender las historias de individuos cuyo cabello se volvió blanco o gris debido al estrés.

La especialista rememoró algunos de estos fragmentos de la historia como el que habla del cabello de María Antonieta que se volvió blanco como la nivede la noche a la mañana mientras esperaba ser decapitada en la guillotina durante la Revolución Francesa.

“Queríamos entender si esta conexión es verdadera y, de ser así, cómo el estrés conduce a cambios en diversos tejidos. Para empezar, la pigmentación del cabello es un sistema accesible y manejable, y además, teníamos mucha curiosidad por ver si el estrés en realidad conduce al envejecimiento del cabello”, dijo Ya-Chieh Hsu.

Debido a que el estrés afecta a todo el cuerpo, los investigadores primero tuvieron que reducir qué sistemas específicos estaban involucrados. El equipo primero planteó la hipótesis de que el estrés causa un ataque inmune en las células productoras de pigmento. Sin embargo, cuando los ratones que carecían de células inmunes todavía mostraban canas, los investigadores recurrieron a la hormona cortisol. Una vez más, encontraron un callejón sin salida.

Luego de eliminar otras posibilidades, los investigadores se centraron en el nervioso simpático, que es responsable de la respuesta de lucha o huida del cuerpo.

Los nervios simpáticos se ramifican en cada folículo piloso de la piel. Los investigadores descubrieron que el estrés hace que estos nervios liberen el químico norepinefrina, que es absorbido por las células madre regeneradoras de pigmento cercanas.

En el folículo piloso, ciertas células madre actúan como reservorios de células productoras de pigmento. Cuando el cabello se regenera, algunas de las células madre se convierten en células productoras de pigmento que tiñen el cabello.

Los investigadores encontraron que la noradrenalina de los nervios simpáticos hace que las células madre se activen en exceso. Todas las células madre se convierten en células productoras de pigmento, agotando prematuramente el reservorio.

Con información de El Debate