ParandOreja.com
noviembre 23, 2018

El desastre de Mario Galizzi

Envalentonado, el creador argentino llegó a México con ínfulas de redentor

CIUDAD DE MÉXICO.

Tiempo después de que la primera bailarina Laura Morelos renunció a seguir al frente de la conflictiva Compañía Nacional de Danza del INBA (CND), recibí una invitación de dos funcionarios de esa institución para charlar sobre la principal agrupación de ballet del país.

Me propusieron formar parte del consejo que elegiría, por medio de un proyecto, al nuevo titular que tendría como objetivo enderezar el Titanic del ballet y sacarlo a flote. La convocatoria venía con sus “asegunes” y había tenido respuesta de unos cuantos temerarios que desconocían las luchas internas de la CND.

Me pareció absurdo. ¿A quién se le ocurre tratar de cerrar un cráter con un dedo? A mi entender, más que buscar una solución, se trataba de parar la ola de periodicazos que son y serán siempre el mayor temor de los funcionarios públicos.

Como contrapropuesta, dije que era necesario un diagnóstico real sobre la CND, incluyendo las arremetidas de un sindicato amañado, la abulia de ciertos bailarines poco interesados en bailar, pero gustosos de cobrar, y que se vanagloriaban de haber “tumbado” al menos a tres directores; y para rematar, maestros y ensayadores desmotivados. Muchos problemas, muchas aristas.

Mi idea, me dijeron, era fenomenal. Hablamos de indicadores de diagnóstico. Nos entusiasmamos, hablamos un largo rato y se propuso el reunirnos al poco tiempo. Me agradecieron… Y así hasta hoy. Al poco tiempo un consejo revisó los proyectos y se decidió que Mario Galizzi era la persona ideal para semejante reto.

Envalentonado, el creador llegó a México con ínfulas de redentor y dijo a la prensa que “él no presentaría versiones mutiladas de ningún ballet”, ni apoyaría la realización de “cuentitos”. Afirmó que traería obras de Jiri Kylian y de Angelin Preljocaj. Y lo mejor: subrayó que a él no le interesaban cuántas pirouetteshicieran los bailarines, sino que las hicieran con arte y corazón.

Se tomó la medida de cancelar El lago de los cisnes en el Bosque de Chapultepec, evento que convocaba a 50 mil personas por temporada y que era una de las óptimas formas de crear nuevos públicos. A cambio, el argentino prometió crear una versión inolvidable para el Palacio de Bellas Artes, la cual, sobra decir, estaba mutilada y tenía una de las peores pistas sonoras que se hayan escuchado.

Los malos pasos del director se dirigieron aún más hacia el precipicio debido a sus constantes ausencias que alcanzaban hasta cuatro semanas, además de que tomaba vacaciones siguiendo el calendario de los bailarines y no el administrativo.

Tuvo la suerte de heredar Manon, joya coreográfica negociada por Laura Morelos para la CND, pero, al no respetar los elencos establecidos por la viuda de su autor,
Kenneth MacMillan, e imponer a su hija en el rol principal, el permiso para presentar de nuevo la obra quedó en el aire.

La lista de desaciertos es aún más larga e incluye el fracaso de la puesta La consagración de la primavera, con un pupilo suyo como coreógrafo y al que se le pagó lo que ningún nacional ganará jamás, así como la reducción del número de funciones al menos cincuenta por ciento de lo que había logrado Morelos durante su gestión.

Galizzi renunció —o lo “renunciaron”— en junio pasado. Para cerrar con broche de oro su descalabrada estadía frente a la CND, dejó como herencia una reposición de su versión de La bella durmiente del bosque, con Greta Elizondo en el rol de Aurora, quien en una pésima interpretación parecía que, más que puntas, traía zuecos por el ruido que hacía al bailar. El montaje era sencillamente malo.

En fin, encontrar algún logro en la gestión de Galizzi resulta imposible. Nunca llegaron ni Kylian ni Preljocaj. Hoy la CND es un navío a la deriva que de seguir así se hundirá sin remedio.

Es indispensable que antes de decidir quién intentará salvarlo, se haga un diagnóstico acucioso y se evalúe con precisión lo que procede ante este último fracaso llamado Galizzi.

ROSARIO MANZANOS / Exelsior

RELACIONADO

COMENTARIOS

Deja un comentario

Diario Parando Oreja, Periodismo Crítico y Tribuna de la Zona Centro-Norte de Veracruz
Av. López Mateos No. 39, Col. Ejidal, Martínez de la Torre, Ver.
[email protected]
Tel. 01 (232) 324 41 17