José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Criaderos clandestinos, un problema de salud

Provocan contaminación y enfermedades a la población aledaña

Por Baruch Sarmiento.
Martínez de la Torre, Ver. –

La crianza de animales de granja aún es común en algunas colonias o asentamientos urbanos del municipio de Martínez de la Torre, tal como en el predio Vista Hermosa, donde vecinos indican que hay hasta de gran tamaño, ya que tienen hasta más de 10 animales en crianza, a pesar que existe una normatividad donde se prohíbe dicha práctica.
Habitantes de ese asentamiento humano, manifestaron que se trata en su mayoría de chiqueros clandestinos que están prohibidos porque generan contaminación ambiental constante, además los fuertes olores hacen que haya enfermedades gastrointestinales a las personas que se encuentran cerca.
Comentaron que a pesar que se han evidenciado y denunciado dicha situación, no se explican como el departamento de Riesgos Sanitarios no ha podido identificar los criaderos clandestinos de animales en zonas urbanas de la ciudad o es que se hacen de la vista gorda para no hacer realmente su trabajo, porque es fácil identificar a los de gran tamaño, por el olor y ruido de los animales.

Cabe mencionar que los chiqueros implican una problemática compleja, ya que para alimentar los animales se utilizan los residuos orgánicos o conocido como el desperdicio, lo que genera focos de contaminación y malos olores, sumando que otros llevan a la práctica la quemas del resto de los desperdicios.

Por ultimo dijeron que se reconocen que los chiqueros responden a “una vieja tradición” para la ayuda económica de las misma familias, pero es una práctica que genera mucha contaminación y enfermedades, por ello es que se prohibieron en la zona urbana y sólo deben de estar en zonas lejanas.