José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Conoce los mitos y realidades sobre el blanqueamiento de dientes

México.- Uno de los procedimientos estéticos más solicitados de los últimos años es el blanqueamiento dental. Cada vez es más común que las personas deseen tener una sonrisa totalmente blanca y sin desperfectos. A raíz de esta popularidad, se han creado varios mitos alrededor de dicho procedimiento.

Los más comunes van desde si es necesario usar anestesia hasta la efectividad de los blanqueamientos caseros. Por esta razón, con ayuda de dos especialistas, a continuación te mostramos los mitos más comunes sobre el blanqueamiento dental y si estos son verdaderos.

Mark Zuckerberg habla sobre las gafas de realidad aumentada

Mito #1: Los blanqueamientos dentales pueden dañar los dientes
Sí y no. Se debe de tener en cuenta que cualquier procedimiento estético que se realice sobre la dentadura puede llegar a tener efectos secundarios. Dichos efectos no son graves, pero no es poco común que aparezcan una vez terminado el procedimiento.
Lo más común es que se pueda llegar a experimentar cierta sensibilidad en los dientes. Esto no quiere decir que los dientes se mantendrán así todo el tiempo, lo más recurrente es tener esta sensación al consumir alimentos o bebidas muy calientes o muy frías. Esto se quitará con el pasar de los días. Si persiste, se recomienda llamar al odontólogo u odontóloga.

Mito #2: Los dientes se pueden aclarar pocos tonos
Muchos pacientes van con la idea de que ellos podrán escoger la coloración exacta que tendrán sus dientes después del blanqueamiento dental. Sin embargo, el especialista será el encargado de analizar hasta qué punto se pueden aclarar los dientes con ayuda de una escala de tonos.
De acuerdo a la coloración natural de los dientes, se estimará cuántos tonos se pueden bajar. Esto también depende de los hábitos del paciente, como fumar, tomar refrescos y café, comer chocolates, entre otros. Si llegarán a quedar muy blancos fuera de la escala podrían dar la apariencia de verse falsos.

Mito #3: El blanqueamiento dental se hace con bicarbonato de sodio
Falso. Un blanqueamiento dental realizado por un odontólogo certificado no utilizará estos remedios caseros. De hecho, se usarán blanqueadores diseñados específicamente para ser usados en procedimientos odontológicos.
Lo primero que se hará es una evaluación de la dentadura y su color para proceder a colocar el agente blanqueador sobre los dientes. Posteriormente, el odontólogo se ayudará de una herramienta que lanza luz fría para activar el componente del blanqueador y que comience a llegar al tono deseado.

Mito #4: Puedo hacerme un blanqueamiento dental casero y obtener un buen resultado
Ningún tratamiento que se realice sin la supervisión de un médico certificado puede garantizar un resultado satisfactorio. Existe una gran oferta de equipos que ofrecen que realizar el blanqueamiento de forma autónoma, pero esto puede ser muy peligroso.
De hacerlo, no sólo puede dañar los dientes, sino que también la salud bucal puede verse afectada. Entre los efectos secundarios se ha encontrado que las encías sufren lesiones por el agente blanqueador, causando ardor, cambio de color temporal y molestias al comer.

¿Cómo tener unos dientes saludables?
Antes de cualquier tratamiento estético, se debe de tener en cuenta la importancia de la salud bucal. Algunos consejos para cuidar sus dientes son:

Cepillarse los dientes mínimo 3 veces al día. La técnica de cepillado debe incluir un cepillo de dientes de cerdas rectas y una pasta de dientes sin componentes abrasivos.
Uso diario de enjuagues bucales. Sin embargo, se debe consultar a la o el odontólogo para saber cuál es el indicado, pues hay diferentes enjuagues que van desde el control de la placa dentobacteriana como preventivo de enfermedades bucales, sensibilidad dental y control de gingivitis y periodontitis.
La alimentación es un punto importante para el cuidado de los dientes. Procurar incluir todos los grupos de alimentos de manera balanceada y evitar los azúcares refinados.
Con información de Milenio