José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Columna 33

– Nepotismo en Veracruz
– ¿Gobierno de Intimos?
Por Carlos Lucio Acosta
VERACRUZ (EUM).-La pregunta congeló la sangre. “Qué
acciones seguirá su gobierno ante los casos de nepotismo que se
registran en el gobierno de Veracruz…”, interrogó un reportero
veracruzano al presidente Andrés Manuel López Obrador durante la
conferencia de prensa celebrada la mañana del jueves seis de junio en
curso en la Ciudad de México.
El jefe del ejecutivo federal, luego de reconocer al
gobernador Cuitláhuac García Jiménez como “ …un hombre honesto,
íntegro, nada que ver con los gobernadores anteriores…”, recomendó
“…tiene que dar una explicación…”, para segundos después
descargar el rudo peso de la condena con cierto enojo “¡Ya basta! Que
la autoridad competente actué”.
Y, ¿qué es el nepotismo que enfureció al primer
mandatario del país?
El nepotismo es la “Tendencia a preferir a parientes o
amigos a la hora de adjudicar cargos o empleos públicos, sobre todo
aquellos cuyas condiciones laborales y económicas son ventajosas”.
Así define la palabra el Nuevo Diccionario Enciclopédico
Espasa en su página número 878, editado por la empresa Espasa
Calpe, S.A. e impreso en España.
Violenta el derecho humano de acceso a funciones
públicas de todos aquellos que se ven privados de la oportunidad para
competir justamente por un cargo administrativo.
El artículo 21 de la Declaración de los Derechos Humanos,
dice que “…toda persona tiene el derecho de acceso en condiciones
de equidad, a las funciones públicas de su país”.
El antecedente más remoto de nepotismo lo representa
Pisístrato, tirano griego, quien para proteger su poder entregó la
mayoría de los cargos políticos y públicos a familiares, amigos,
allegados, conocidos e incondicionales en la función pública de su
tiempo y circunstancia.
Si el funcionario público – en cualquiera de los tres niveles
de la administración federal, estatal o municipal – contrata a familiares
o amigos sólo por su cercanía personal, pero no tienen el perfil para el
desarrollo del cargo correspondiente es considerado un acto de
nepotismo.
No sólo en los gobiernos de Miguel Ángel Yunes Linares,
Javier Duarte de Ochoa, Fidel Herrera Beltrán, Miguel Alemán Velasco
y Patricio Chirinos Calero, se registraron éste tipo de casos como para
continuar con la misma línea en lugar de corregir la costumbre.
La ley de nepotismo vigente, de acuerdo al particular punto
de vista del jefe del ejecutivo del estado, alcanza a parientes
consanguíneos de hasta cuarto grado, y en el parentesco por afinidad,
matrimonio, unión de hecho o convivencia, hasta el segundo grado.
La interpretación jurídica, como se puede leer, no coincide
con la definición aplicada en el Nuevo Diccionario Enciclopédico
Espasa, en el cual no solo se incluyen parientes sino también amigos.
En las administraciones de Dante Delgado Rannauro,
Fernando Gutiérrez Barrios, Rafael Hernández Ochoa y Rafael Murillo
Vidal, para no ir más lejos, circuló con cierto recato la palabra
nepotismo en el desayuno político y en el café del mediodía.
Si ha levantado polvo la palabra y agitado el agua política,
no es porque resulte extraña a los medios de comunicación, sino
porque su aplicación rebasa los límites de la tolerancia institucional.
No es posible que a partir del primero de diciembre del
2018 a la fecha, continúen despidiendo personal de contrato y de
base, sin liquidar, violentando a plenitud y sin el menor recato la Ley
Federal del Trabajo.
Y todo, para cubrir vacíos con militantes deseosos de
trabajar, pero carentes de experiencia y conocimiento en el manejo del
quehacer técnico, político y administrativo.
Un alto funcionario del primer círculo del poder bajo el más
estricto anonimato, explicó al reportero que de acuerdo al programa de
ajuste laboral, despidieron en la primera ronda a 300 burócratas
(diciembre del 2018 a enero y febrero del 2019); en la segunda,
dejaron sin empleo a 400 trabajadores (marzo, abril y mayo del 2019)
y en la tercera, pretenden sacar de nómina a 500 servidores públicos
(junio, julio y agosto del 2019), lo que de llevar a cabo significaría un
total de mil 200 personas, entre mujeres y hombres, viejos y jóvenes
suspendidos.
El cuestionar nepotismo queda configurado a partir del
momento en que fuentes allegadas a la Federación de Sindicatos al
Servicio de los Poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial de Veracruz,
denuncian bloqueos en la entrega de bases por parte de la secretaría
de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN) y despidos injustificados,
muchos de los cuales se encuentran en proceso de demanda.
Todo porque los señores de la llamada Cuarta
Transformación (4T) –por aquello de los movimientos de
Independencia, Reforma, Revolución y hoy Lopezobradorismo –, no
confían en lo mínimo en sindicatos y empleados al servicio de
gobiernos emanados de las siglas de los partidos Revolucionario
Institucional (PRI) y de Acción Nacional (PAN).
El nepotismo recibirá el primer puñetazo en el centro del
abdomen con laudos millonarios a favor de la burocracia desalojada
de su fuente de trabajo en forma ilegal.
No cabe la menor duda de que el que siembra violencia,
siempre cosecha tempestades.
Sólo para tus ojos . . .
No pierda de vista al excelente cardiólogo Elías Miguel
Moreno Brizuela, eficiente secretario de Protección Civil en el gobierno
de la Ciudad de México, durante el mandato del actual secretario de
Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Cassaubón.