José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Buscan declaratoria para Cerro de San Pedro; el INAH lleva un avance del 90 por ciento

CIUDAD DE MÉXICO.

Inmersa en una zona de alargada y sinuosa silueta, la arquitectura de Cerro de San Pedro se integra con armonía al semidesierto. Este poblado, que en los albores del siglo XXI ha visto extinguir su dilatada vocación minera, podría convertirse en la tercera Zona de Monumentos Históricos de San Luis Potosí, toda vez que el expediente técnico que sustenta sus valores patrimoniales se encuentra avanzado en un 90 por ciento.

El Centro INAH San Luis Potosí y el gobierno estatal han trabajado en la integración del informe que busca la declaratoria presidencial sobre “el municipio madre” del territorio potosino.

PUBLICIDAD

En entrevista, el arquitecto Juan Carlos Machinena, titular del INAH en SLP, explicó que la fundación y la prosperidad de la capital potosina debe mucho a los yacimientos del Cerro de San Pedro, que fueron explotados durante siglos.

Tras los decretos de la ciudad de San Luis Potosí y Real de Catorce como Zonas de Monumentos Históricos, ahora se busca reivindicar la trascendencia del otrora pueblo minero.

Agotadas sus vetas, las empresas mineras están en franca retirada de Cerro San Pedro. De acuerdo con Machinena, se han mantenido buenas conversaciones con las compañías, con el fin de que conserven los inmuebles en buen estado, los cuales podrían pasar a ser gestionados por el estado y el municipio, ya sea en donación o en comodato.

A la par, el Centro INAH SLP y la Secretaría de Turismo estatal diseñan un programa que ayudará a detonar la visita del lugar. Esto supondría un giro en su vocación, para brindar nuevas expectativas de empleo a familias que antes dependían del trabajo en las minas, conformando un circuito entre la capital potosina y Cerro de San Pedro.

Las primeras edificaciones de Cerro de San Pedro tienen buena factura en piedra, puesto que fueron vivienda de los propietarios de las minas, primero ingleses y estadunidenses, y canadienses en las últimas fechas. Este núcleo central, que incluye las residencias más modestas de los trabajadores, se ha conservado bien; sus calles empedradas llevan ‘de arriba abajo’ y desde su cima se tiene una bella estampa nocturna de la ciudad”, detalló.

El proyecto de Zona de Monumentos Históricos de Cerro de San Pedro comprende un total de 103 edificios construidos entre los siglos XVI al XIX.