José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Arroja ácido a cura; es condenada a 8 años de cárcel

EFE

NICARAGUA.

Una ciudadana nacida en Rusia que quemó con ácido a un sacerdote en Nicaragua fue condenada este viernes a 8 años de prisión por una jueza en Managua.

El pasado mes de diciembre te dimos a conocer este lamentable hecho.

Arrojan ácido a un cura mientras hacía una confesión

La ciudadana rusa Elis Leonidovna Gonn, de 24 años, fue encontrada culpable por rociar y quemar con ácido sulfúrico el rostro del párroco Mario Guevara, de 59 años, y luego condenada por la titular del Juzgado Sexto de Distrito Penal de Juicio, Aracely Rubí.

El ataque de la rusa ocurrió la mañana del 5 de diciembre pasado en la Catedral Metropolitana de Managua.

Se reanuda diálogo de paz en Nicaragua; liberan a opositores

La Justicia condenó a la rusa a 6 años de cárcel por provocar “lesiones graves en perjuicio del padre” Guevara, y ordenó otros 2 años por exponer al peligro al feligrés Roberto Pineda, quien corrió al auxilio del cura al momento de la agresión.

La condena fue la máxima solicitada por el Ministerio Público, quien argumentó que la agresión fue premeditada, que la mujer atacó con ventaja, y que el padre Guevara no podrá llevar su vida de la misma manera que antes, como producto de las lesiones.

Guevara, de 59 años, ha necesitado múltiples cirugías plásticas en el rostro, la espalda, brazos y piernas, para recuperarse de los efectos. No obstante, su aspecto luce diferente al de antes y el proceso de curación está inconcluso, pese al éxito de las operaciones, según sus allegados.

La jueza también ordenó que la mujer reciba tratamiento psicológico, así como medicación para controlar su estado depresivo.

Crisis en Nicaragua cumple un año, sin solución a la vista

Las autoridades no informaron qué ocurrirá con la hija de la rusa, de dos años, y que permanecía bajo la tutela del Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez (Mifamilia), luego de que su madre fue arrestada.

El padre Guevara perdonó a su agresora y llamó a “tener misericordia con la muchacha”, en la primera ocasión que tuvo para hablar tras el ataque, luego de que se confirmaron las graves consecuencias del ataque.