José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Adiós al apasionado de las letras, Sandro Cohen

VIRGINIA BAUTISTA

CIUDAD DE MÉXICO.

México, el idioma español, la palabra escrita, los paseos en bicicleta, la lectura y las respuestas insólitas fueron algunas de las pasiones del poeta Sandro Cohen (1953-2020), quien murió la noche del miércoles a los 67 años víctima del covid-19, tras haber sido hospitalizado el pasado 13 de octubre.

Nacido en Newark, Nueva Jersey (EU), pero naturalizado mexicano en 1982, a este maestro universitario no se le negó ningún género literario: fue novelista, ensayista, cuentista, cronista, editor y traductor, desde que en 1979 publicó su primer poemario, De noble origen desdichado.

Soy este cansancio, esta maldición, estas hojas donde estamos vivos, estas palabras que son eternidad, estos seres que son humanos, estas estrellas contra la noche…”. Con estos versos lo evocó ayer TV-UNAM en su cuenta de Twitter, en la que remató: “Sandro Cohen, eres y serás las palabras que son eternidad”.

El autor de Autobiografía del infiel y Tan fácil de amar, explica la escritora Josefina Estrada, su esposa, enfrentó un rápido deterioro de su salud, por lo que fue hospitalizado con un cuadro de tos y agotamiento que, tras una tomografía de pulmón, los médicos confirmaron que era covid-19.

La también comunicóloga narra que el profesor de la Universidad Autónoma Metropolitana, donde trabajó durante 40 años, estuvo desde los primeros días en terapia intensiva y tuvo que ser intubado por síntomas de neumonía.

Pero el lunes pasado informó que había sido desintubado y que presentaba una leve mejoría porque sus órganos no estaban dañados. Sin embargo, los doctores encontraron una bacteria en sus pulmones y la familia solicitó apoyo de transfusiones de sangre.

Ayer, Estrada confirmó en Facebook. “Se me ha muerto Sandro Cohen, a quien tanto quería. Compañero del alma, compañero”.

Fue Marcelo Rittner, rabino emérito en Comunidad Bet-El de México, quien dio la mala noticia en las redes sociales. “A modo de despedida. Nuestro último encuentro hace pocos meses. Adiós amigo. Sandro Cohen, víctima del covid. Por favor recuerden nuestra fragilidad. Estoy triste”.

El poeta, que formó parte de la Generación de los 50, junto con Vicente Quirarte, Héctor Carreto, Víctor Manuel Mendiola y Alberto Blanco, entre otros, fue sepultado hacia las 15:00 horas en el Panteón Bet-El.

Escritores, editores, promotores culturales, funcionarios, universidades, fundaciones, amigos y alumnos de Cohen lamentaron en las redes sociales el fallecimiento del autor de Redacción sin dolor, al que calificaron como una gran y dolorosa pérdida.

Murió nuestro querido Sandro Cohen, gran poeta que adoptó a México y al español con pasión y cariño, maestro y lector infatigable, nuestro primer y generoso editor del Crack, amigo siempre…”, apuntó el escritor Jorge Volpi, coordinador de Difusión Cultural de la UNAM e integrante de ese grupo literario.

Para el narrador y diplomático Héctor Orestes Aguilar, “la noticia de la muerte de Cohen es un knock out emocional. Sandro cuidaba su estado físico como pocos. Era capaz de recorrer la ciudad entera en bicicleta. Y eso no de los últimos años. Desde fines de los 80. Esto es una putísima devastación”.

 

SU LEGADO
Los alumnos de Cohen se hicieron presentes en el ciberespacio, atestiguando su legado. Eva Griselda destacó que “nos quedan sus palabras, su consejo siempre sabio, su particular carisma y, por supuesto, su obra literaria”.

Benjamín Aguirre afirmó, “sin duda, el mejor profesor de redacción que pude tener, su clase revolucionó mi forma de ver las letras, sobre todo en la manera de estructurar y plasmar las ideas. Su curso fue excelso”.

Y Rey Tuittero James, quien lo reconoce como su maestro y mentor, indicó que Redacción sin dolor debería ser una obra obligada para todo usuario de Twitter, qué digo de Twitter, para todo ciudadano mexicano, para educarnos en nuestro propio idioma”.

Los titulares de las principales instituciones culturales también lamentaron la pérdida del doctor en Lengua y Literatura Hispánica por la UNAM. La secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, expresó que era “un editor espléndido, siempre generoso y sonriente. Deja un legado de alumnos y colegas agradecidos, fue un maestro como pocos”.

Lucina Jiménez, directora del INBAL, apuntó que “su memoria será honrada a través de su obra”.

Y Alfonso Suárez del Real, exsecretario de Cultura capitalino y ahora secretario de Gobierno de la CDMX, revaloró “su pasión por la lengua española plasmada en su amplia obra, acompañará por siempre a sus amigos, alumnos y comunidad literaria”.

Editorial Planeta señaló en un comunicado que el autor de Zen del ciclista urbano “se involucraba a fondo en temas que la causaban curiosidad y placer. Entregó no sólo conocimiento e investigación, sino también la pasión de alguien que disfrutaba hablar por igual de las letras que de las bicicletas.

Meticuloso y brillante, siempre con una contestación insólita, deja un gran legado en la enseñanza de letras y escritura”.

Estrada comenta que su esposo disfrutaba de su año sabático desde agosto pasado. “Estaba trabajando en varios proyectos, algunos nuevos libros con editorial Planeta, y la realización de un curso de redacción en línea con modelos animados, que constaría de cinco módulos”.

Ahora, la escritora se queda con una deuda por los gastos hospitalarios, pues desde el pasado 25 de octubre emprendió una campaña para recaudar fondos, ya que el seguro de gastos médicos del poeta, de un millón de pesos, resultó insuficiente.

Finalmente, el INBA anunció que trabajarán con la viuda de Cohen “para fortalecer el reconocimiento a su obra y acercar su legado a muchas personas en este México que adoptó con profundo compromiso”.