José Sarmiento Bravo, Director General in Memoriam

Abogados del Chapo Guzmán buscan apelar su cadena perpetua

Nueva York.- La defensa legal de Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, presentó sus argumentos ante la Corte Federal de Apelaciones para el Segundo Distrito, solicitando revertir la condena al narcotraficante mexicano y que sea sometido a un nuevo juicio.

“Nos acorralaron en el juicio para defender a un cliente como el mío, su caso puede sentar un precedente para el próximo Chapo, este hombre es inocente”, señaló Marc Fernich, abogado de Guzmán Loera.

Guzmán, exlíder del Cártel de Sinaloa, se sometió a un juicio en Nueva York y fue declarado culpable de asociación delictiva para traficar drogas. Gozaba de una fama casi mítica tras fugarse de la cárcel dos veces en México, la segunda mediante un túnel abierto en el baño de su celda. Fue recapturado, extraditado a Estados Unidos en 2017 y sometido a confinamiento solitario.

Sus abogados aseguran que muchas de las pruebas presentadas en el juicio son inválidas. También han citado informes de que antes de declararlo culpable, algunos miembros del jurado accedieron a informes periodísticos sobre denuncias de abusos sexuales que fueron excluidas del proceso.

En el juicio, los abogados de Guzmán argumentaron que sirvió de chivo expiatorio de otros narcos que supieron sobornar a políticos y jefes policiales mexicanos para que los protegieran.

Según la apelación, “el enjuiciamiento de Chapo Guzmán se vio alterado por excesos y extralimitaciones tanto gubernamentales como judiciales, recursos innecesarios si él fuera realmente un capo de capos como insistían sus adversarios”.

A lo largo del juicio de Guzmán Loera a finales de 2018 y primeros meses de 2019, el juez Cogan al concluir cada audiencia, recordaba a los 16 miembros del jurado que no debían leer en la prensa ni en las redes sociales lo que se decía sobre el proceso al capo sinaloense.

En julio de 2019 el jurado calificador determinó culpable al Chapo de los delitos de conspiración para traficar drogas al Chapo, por lo que Cogan lo sentenció a cadena perpetua más 30 años de cárcel.

“Fue cruel e inhumano su encarcelamiento en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York, antes y durante el juicio, le causó un deterioro mental a físico”, insistió Fernich a los jueces.

El juez Lynch le rebatió al abogado que por un artículo periodístico que menciona a un presunto jurado declarando bajo el anonimato no podían ordenar la realización de otro juicio y menos por el presunto abuso inhumano al Chapo tratándose de un delincuente de alta peligrosidad.

No obstante, los tres jueces atendieron el argumento del defensor y en su momento y tras deliberaciones responderán a su pedido de apelación a la sentencia y de la realización de un nuevo juicio.

El argumento del gobierno de Estados Unidos por medio de Mehta y Reynolds, fue que las justificaciones que busca la defensa del Chapo ya fueron rechazadas por el juez Cogan, quien no encontró meritorio el argumento sobre el trato inhumano y lo del jurado anónimo.

Mehta admitió la posibilidad de que algún integrante del jurado haya incumplido el mandato del juez y que como mencionó el artículo de Vice News, hayan leído la información sobre el Chapo como el supuesto abuso sexual a menores de edad.

Con respecto al trato inhumano, el Departamento de Justicia por medio de Reynolds, estableció que el aislamiento y medidas férreas de seguridad con el Chapo se justificaban, tomando en cuenta que se trataba de alguien que en dos ocasiones ya se había fugado de prisiones de alta seguridad en México.