ParandOreja.com
agosto 9, 2018

Verónica Castro invita a los millennials a ‘La casa de las flores’

CIUDAD DE MÉXICO.

Con casi 50 años de trayectoria artística, Verónica Castro confesó que le preocupa la manera en que los millennials y su público de antaño recibirán su participación en la serie de televisión La casa de las flores, que se estrenará este 10 de agosto por Netflix.

Las series son caminos por los que yo no he transitado, por eso tengo mucha expectativa, nervios, miedo o llámenle como quieran. Me da tentación saber cómo me recibirán los millennials, los chamaquillos… De si les caigo bien, mal o que digan: ‘esta vieja me cae gorda, no la quiero, ya pasó, ya fue’. Los escuincles se pueden burlar de mí, pero quiero entrarles porque vienen arrasando en cosas que para nosotros eran tabúes intocables, que no podían actuarse en una pantalla y ni siquiera platicarse”, advirtió la reconocida actriz.

Sus fans, aquellos que crecieron con ella y aplaudieron su trabajo en telenovelas como Los ricos también lloranRosa salvajeMi pequeña Soledad o El derecho de nacer, también son tema de preocupación porque la verán en un personaje totalmente ajeno a lo antes desempeñado.

Me dolería que dijeran se volvió loca, ya no me gusta, ya no la quiero o qué desagradable, pues fue un público que me gané a pulso y de corazón”, platicó en entrevista, pues cree que daría malos ejemplos luego de que su personaje fuma mariguana, trafica la hierba, tuvo un romance fuera del matrimonio y la que dice ser su primera hija no lo es.

UNA FAMILIA MUY NORMAL

En La casa de las flores, Verónica Castro da vida a “Virginia De la Mora”, quien es propietaria de una florería y madre de tres hijos. En el primer episodio descubre que su esposo la engañaba con la mujer que decidió suicidarse justo en su negocio y en pleno festejo familiar. Conforme avanza la trama distribuida en 13 episodios, “Virginia De la Mora” debe deshacerse de tabúes y abrirse a la realidad por la que atraviesan ella, su marido y sus hijos, pues uno de ellos es homosexual, otra no acepta a su exesposo transexual y la más joven planea contraer nupcias con un afroamericano, entre otros tópicos. La apertura por la que experimenta su personaje también le sucedió a la actriz , por lo que recurrió a la frase: ‘Renovarse o morir’.

Aceptó que en el ayer, por ejemplo, no podía pronunciarse la palabra mariguana y hoy es tan normal decirlo o mostrar su uso en pantalla como lo hace “Virginia”.

Sí me cuesta trabajo sacarme todo eso (tabúes) de la cabeza, pero es maravilloso porque estoy entrando a un mundo totalmente nuevo. De alguna manera, voy a meter a mucha gente, a ver si les gusta, si realmente lo aceptan”, insistió La Chapis, como también le llaman, consideró que desarrolló su carrera en medio de una sociedad cerrada y ya establecida en sus conceptos.

“Es difícil cambiar esas formas de ser, esas estructuras que traemos los viejos, las gentes antiguas. Nos cuesta trabajo pensar que debemos abrirnos a muchas cosas. Mi personaje me sirve porque debo apoyar a mis hijos y sacarlos adelante, aunque al final siguen en su modus vivendi y en lugar de sacarlos, ellos me meten a mí”.

Una de las condiciones que puso al director Manolo Caro para actuar en la serie fue que nunca debía mostrar su cuerpo al natural ni hacer escenas de cama.

“Le dije: ‘ni desnudo ni chaca chaca’. No es porque me espante, sino porque a mí me gusta ver una escena de sexo en la que la pareja luce cuerpos hermosos. Pero ya cuando se ven carnitas, arruguitas y cositas feas, es desagradable a la vista, ya no está bonito”.

LA NECEDAD DEL DESNUDO

Sin embargo, Manolo Caro, director de La casa de las flores, le aseguró que haría la escena de cama pese a que no quisiera.

Yo decía: ‘¡qué necedad!’. El día de la grabación temblaba y sudaba, pensaba en cómo lo iba a resolver, pero es muy talentoso y no lo digo porque sea el director o sea mi amigo, pero lo es. Le dio una vuelta tan genial que me hizo sentir bien, me divertí y salí doblada de la risa. Se hizo sin la necesidad de tenerme encuerada”.

En algún momento de la historia, Verónica Castro debe interpretar el afamado Happy Birthday, así como un tema popularizado por la cantante Yuri. Aceptó que también le costó trabajo, pues hace tiempo que se retiró del terreno musical y hasta grabó un disco de despedida.

“Además, me operaron de las cuerdas vocales. Me quitaron las de este lado (derecho) cuando sucedió el accidente del elefante (2005). En aquel tiempo, el doctor me dijo que tal vez no podría hablar y aunque sí hablo, a veces no puedo controlar muy bien los tonos”, aclaró.

El caso es que cuando Manolo Caro le advirtió que debía cantar, ella le respondió: ‘Una cosa es que tararé una canción con Yuri y hacerle coros, pero otra es que yo cante en lugar de ella. Estás loco, eso no lo puedo hacer’.

“Pero me dijo que sí y que lo íbamos a filmar ahorita. Entonces, me puse a ensayar la letra, pero no es lo mismo perseguirla que cantarla y menos en el tono de ella que canta lo que se le da la gana y la adoro. Sin embargo, lo gocé porque en esa escena tenía que llorar y sufrir mucho”, precisó.

Debido a que Verónica Castro no hacía televisión en México desde hace ocho años, pues su más reciente proyecto fue Los exitosos Pérez (2010), aseguró que ingresar de nuevo al foro significó toparse con formas muy diferentes de producir.

“Cuando me salí de la televisión, cuando dije: ‘hasta aquí’, fue porque realmente me sentía saturada y sentía que el público también lo estaba, pues me veía diario en los programas o telenovelas. Hacía falta un stop en el camino para ver qué más podía hacer diferente o presentar otras opciones”.

NO MÁS CASAS NI FLORES

Respecto a una segunda temporada de La casa de las flores, Verónica Castro reveló que no le gustaría, pues cree que su personaje ya dio todo lo que debía.

Quiero hacer otra cosa, que a lo mejor me llamen para hacer a la abuelita o bisabuelita de lo que quieran. Pero ver desastres de esta mujer (Virginia De la Mora), mejor no, ya no quiero que siga. Prefiero que digan que fui la más viva de todas y que me fui con la lana”.

Al preguntarle si estaría dispuesta a que se hiciera una bioserie inspirada en su vida personal y obra artística, apuntó que no le agradaría ya que tendría que contar muchas verdades.

“Si la hago tendría que decir la verdad y no para quedar como la linda. Tendría que revelar secretos de la familia que no deben saberse porque afectaría a bastantes personas, tampoco haría un libro”.

Regresar a la conducción es uno de sus sueños más anhelados, como cuando llevó a los puntos más altos de rating a programas como Mala noche, no y La movida. Sin embargo, no tiene ofertas en ese renglón.

“Me gustaría (un programa de variedades) aunque no diario porque no lo aguanto, pero una vez o dos veces a la semana estaría bien”, concluyó.

cmd

RELACIONADO

COMENTARIOS

Deja un comentario

Diario Parando Oreja, Periodismo Crítico y Tribuna de la Zona Centro-Norte de Veracruz
Av. López Mateos No. 39, Col. Ejidal, Martínez de la Torre, Ver.
[email protected]
Tel. 01 (232) 324 41 17