ParandOreja.com
marzo 13, 2018

The Armory Show; en arte, menos es más

NUEVA YORK.

Para Nicole Berry, nueva directora ejecutiva de la feria The Armory Show, la estrategia para asegurar su crecimiento en Nueva York requiere de una palabra un tanto temida en el mercado del arte: Decrecer. Sin darle vueltas al asunto, la sucesora de Benjamin Genocchio es categórica al señalar que tuvo que reducir el número de galerías participantes de 210 a 186 para asegurar algo que ella define como su prioridad: La experiencia del visitante.

Es muy importante para nosotros asegurarnos que la calidad del evento sea muy buena, de manera que podemos asegurarnos que el visitante tenga una muy buena experiencia. De hecho, he tenido oportunidad de hablar con la gente en la feria y me ha dicho que son menos stands, pero de mayor tamaño y con una mucho mejor presentación, lo cual sí hace una diferencia. No se trata de tener más, sino de tener algo mejor. Todos hemos ido a muchas ferias, y para mí es importante que ésta sea disfrutable y que la gente descubra obras importantes”, indica en entrevista con Excélsior.

Ubicados como cada año en los Piers (embarcaderos) 92 y 94 a un costado del Río Hudson, The Armory Show se divide en tren grandes secciones (Insights, PresentsFocus), además de una serie de proyectos curados por Jen Mergel, la mayoría de gran formato, dentro del programa Platform.

Destaca la sección Focus, curada por Gabriel Ritter, donde cada stand está dedicado a un proyecto o a la obra de un solo artista, que rompe con la lógica tradicional de las ferias, ya que generalmente se exhiben piezas aisladas de diversos creadores.

El stand de la galería neoyorquina Marc Straus llama la atención al exhibir pinturas de gran formato del artista vienés Hermann Nitsch. Como el propio galerista recuerda, es bueno que a la feria llegue público mexicano, ya que su stand muestra una parte de la exposición del accionista vienés que se canceló en 2015 el Museo Jumex. Aunque sea una parte, dice, pero estas pinturas son las que se iban a mostrar en la Ciudad de México.

El arte mexicano también está representado dentro de Focus, a través de la obra del artista Rafael Lozano-Hemmer, quien presenta Paredolium, una escultura circular que funciona como una fuente con vapor comprimido que reproduce la silueta de la cara de los espectadores, luego de que su imagen es registrada por un sistema de detección facial, la cual durante unos segundos se plasma en medio del agua evaporada.

Artistas icónicos como el estadundense Bruce Nauman también presenta en el stand de la Sims Reed Gallery obra impresa de las décadas de 1970 a 1990 con piezas de video, que como suele ocurrir en su trabajo tiene un ejemplar trabajo sobre la relación del cuerpo y el lenguaje.

Latinomérica también tiene una presencia relevante a través del trabajo de la guatemalteca Regina José Galindo, quien en el stand de Prometeogallery di Ida Pisani presenta una selección de su trabajo en fotografía y video que aborda temas como la violencia y el abuso, a partir del uso de su propio cuerpo para remarcar una postura feminista.

El arte asiático también llamó la atención con la obra de uno de los pioneros del videoarte en Corea, Park Hyun-Ki (1942-2000), cuya videoinstalación desborda el medio del video para abrir el debate sobre la representación del objeto artístico, al mezclar la imagen en video, la actuación del artista y el objeto representado (en este caso grandes piedras de río) en un mismo espacio.

“Creo que las galerías están tomando muchos riesgos, algo que no se ve mucho en las diferentes ferias. A Nueva York viene gente muy importante para el medio por lo que están haciendo un gran esfuerzo por mostrar lo mejor y más destacado de sus galerías porque saben que los visitantes van a responder a eso. Hay personas que literalmente están haciendo exposiciones individuales en un stand con grandes proyectos. Me impresiona ver que la gente no viene aquí a ‘limpiar su clóset’, nadie presentó este tipo de obras. Creo que la selección de esta edición tiene muy buenas propuestas que no habíamos tenido en mucho tiempo y eso se representa en la calidad de trabajo que puedes ver ahora”, afirma Berry.

Uno de los regresos más comentados a la feria lo dio la multinacional galería Gagosian, que después de un lustro de ausencia volvió con el stand más visitado del Pier 94, una colección de esculturas, videos y obra en papel del pionero del videoarte Nam June Paik (1932-2006). La muestra, que dominaba el pasillo central de la feria, tenía como pieza central la escultura Lion (2005), creada poco tiempo antes de la muerte del artista, que se compone de 28 televisores incrustados en una escultura de madera.

Dentro de las obras comisionadas dentro de Platform se robaron la notoriedad lo mismo la escultura monumental de Tara Donovan, Untitled (2018), que ofrecía un juego de transparencias y reflejos a partir de la acumulación de miles de tubos de plástico transparentes que formaban una suerte de pirámide en medio de la feria; que las pinturas de gran formato de uno de los iconos del land art, sir Richard Long, también bajo el título de Untitled; pero la que más expectativas generó por el clima político estadunidense fue la instalación del artista francés JR, quien exhibió So Close, una serie de fotoesculturas monumentales en la entrada de la feria, que reproduce una clásica imagen de en blanco y negro de migrantes tomada del archivo histórico Ellis Island, cuyos rostros fueron modificados por el de desplazados sirios que el artista conoció en el campamento de Zaatari, en la frontera entre Siria y Jordania.

México estuvo representado, además de la obra de Lozano-Hemmer, por las galerías Arredondo Arozarena y Proyectos Monclova. La primera apostó por llevar obra de dos artistas jóvenes que han despuntado en la escena local, Daniel Monroy y Francisco Ugarte, quienes presentaron obras que parten de preocupaciones formales sobre la imagen fotográfica y el tiempo.

Por su parte, Proyectos Monclova, igual que lo hizo en la reciente edición de Zona Maco, mostró obra del Fondo Artístico Helen Escobedo, así como obras recientes de Eduardo Terrazas y Gabriel de la Mora.

Como lo explica Berry, The Armory Show siempre ha sido una feria de Nueva York, pero que apuesta por un coleccionismo internacional. “Cada vez intentamos ser más internacionales, obviamente mucha gente de Latinoamérica, no únicamente exhibidores y artistas, sino que tenemos dos representantes VIP de Brasil y de Colombia. En Latinoamérica tienen muchas cosas importantes que definitivamente están en nuestro radar. Además de grandes galerías, también hay muchos artistas importantes y queremos estar seguros de mostrarlos como una feria internacional”.

Glenn D. Lowry, director del Museo de Arte Moderno (MoMA) de Nueva York, uno de los mayores aliados de The Armory Show, también destacó el coleccionismo de arte latinoamericano. “Me parece muy importante que el arte latinoamericano esté alcanzando tanta importancia y cada vez sea mejor entendido. Esto ha sido paralelo al crecimiento de su valor, no solo en Latinoamérica sino que también fuera. Estoy encantado de que el mercado se vuelva más activo en ese sentido, es bueno para los artistas, para las instituciones que están coleccionando, no que el valor mercantil valide su importancia, sino que artistas tan importantes como los europeos están siendo reconocidos en niveles similares a los de sus colegas latinos”.

RELACIONADO

COMENTARIOS

Deja un comentario

Diario Parando Oreja, Periodismo Crítico y Tribuna de la Zona Centro-Norte de Veracruz
Av. López Mateos No. 39, Col. Ejidal, Martínez de la Torre, Ver.
[email protected]
Tel. 01 (232) 324 41 17