ParandOreja.com
noviembre 13, 2017

Lassi de mango: aprendé a preparar este trago fresco y nutritivo

Si te encantan los lácteos, éste licuado de la India preparado con leche orgánica te va a dar es un shot de energía super refrescante

El lassi de mango es una receta perfecta para disfrutar de todas las virtudes de los lácteos orgánicos, tanto en sabor como en nutrición.

Se llama lassi a un batido característico de la India, similar a un licuado o smoothie, preparado a base de yogur.¿Qué lleva?

  |

Lassi de mango: aprendé a preparar este trago fresco y nutritivo

Si te encantan los lácteos, éste licuado de la India preparado con leche orgánica te va a dar es un shot de energía super refrescante

El lassi de mango es una receta perfecta para disfrutar de todas las virtudes de los lácteos orgánicos, tanto en sabor como en nutrición.

 
Lassi de mango, un smoothie refrescante.  Foto: Cookpad

Se llama lassi a un batido característico de la India, similar a un licuado o smoothie, preparado a base de yogur.

¿Qué lleva?

1mango grande y maduro

5 hielos en cubitos

250 cc de yogur natural

Para endulzar: miel o azúcar a gusto (opcional)

¿Cómo se hace?

Para un lassi especialmente refrescante, se puede cortar el mango en cubos y congelar una o dos horas antes de prepararlo. Si no, simplemente pelás la fruta, retirás el carozo y picás la pulpa, conservando el jugo para incluir en la bebida.

LOS LÁCTEOS ORGÁNICOS Y SUS BENEFICIOS

De un tiempo a esta parte, la industria láctea viene sufriendo muchas críticas y con justa razón: el valor de los productos lácteos que se venden en supermercados es cuestionable tanto en su sabor como en su composición nutricional. La homogeneización, ultrapasteurización y aditivado que sufren leches, yogures y quesos ya no les deja punto de comparación con los de antes.

Por eso los lácteos orgánicos son una opción que está en crecimiento. La palabra orgánico para muchos consumidores es sinónimo de rico en nutrientes, para otros representa mayores controles sanitarios. Incluso, están quienes entienden que corresponde a que fueron producidos sin causar polución o dañando lo menos posible el aire, la tierra y el agua.

En concreto, lo que hay que saber es que para que la leche sea considerada orgánica, en teoría, la vaca debe estar alimentada al 100 % con alimentos que no hayan sido tratados genéticamente, ni fertilizados sus suelos con agroquímicos. Así como tampoco debe el animal recibir antibióticos u hormonas.

Además, el consumo de lácteos es recomendado por médicos en niños y en mujeres adultas, dado que se asocian a la salud ósea por su gran aporte de calcio y vitamina D. Entidades de reconocimiento científico como la Escuela de Salud Pública de Harvard reconocen que el calcio es necesario para la formación y el mantenimiento de los huesos y que la leche es la mejor fuente de calcio (una ración aporta la mayor cantidad de calcio absorbible, es decir, aprovechable por nuestro cuerpo).

Establecimientos certificados como órganicos no tienen dudas a la hora de “curar” su góndola de lácteos. En el caso de los lácteos hay tres cuestiones fundamentales a tener en cuenta para elegir cuáles consumir:

1. La producción biodinámica en las granjas implica comprenderlas como sistemas complejos. Todos los elementos (animales, suelos, fertilizantes naturales, clima y producto) están estrechamente relacionados. No se utilizan pesticidas ni fertilizantes industriales y se prioriza el pastoreo y la alimentación natural de los animales. Por eso son protocolos beneficiosos para el planeta, los animales, los productores y los consumidores a la vez.

2. La producción 100% artesanal en quesos implica repercusiones fundamentales a nivel salud. En la elaboración del queso parmesano de la familia Antonutti, por ejemplo, no se utilizan químicos, colorantes ni conservantes para no alterar el sabor del producto. Tampoco se usan fermentos lácticos de cepas de bacteria en laboratorio, sino que preparan su propio fermento. El cuajo utilizado es de origen vegetal, no se agrega a la masa ningún polvo ni aditivo químico

3. La pasteurización justa. Una de las características fundamentales de los lácteos orgánicos es que su proceso de pasteurización difiere del de las grandes marcas. La famosa “ultrapasteurización” a gran escala que solemos presuponer por su nomenclatura como algo positivo en realidad es nefasta. Elimina gran parte de las bacterias vivas y saludables que contienen los productos lácteos y modifica las moléculas de grasa volviéndolas menos digestivas. Este proceso es necesario para los gigantes lácteos pues la leche se produce a nivel masivo, desde tantos puntos del país, que sería imposible garantizar su salubridad de otro modo. Los productores orgánicos al producir en menor escala, preservan gran cantidad de microorganismos vivos y saludables que facilitan su digestión y mejoran la flora intestinal de los consumidores, respetando todos los requerimientos del SENASA y garantizando buenas condiciones siempre.

RELACIONADO

COMENTARIOS

Deja un comentario

Diario Parando Oreja, Periodismo Crítico y Tribuna de la Zona Centro-Norte de Veracruz
Av. López Mateos No. 39, Col. Ejidal, Martínez de la Torre, Ver.
[email protected]
Tel. 01 (232) 324 41 17