ParandOreja.com
noviembre 14, 2017

El impacto de lo altamente improbable

Al hablar de acontecimientos altamente improbables y su impacto, generalmente se piensa en eventos muy notorios y espectaculares, que causan sorpresa y sensación, como el ocurrido el 11 de septiembre de 2001, con aviones que fueron dirigidos como proyectiles contra las torres gemelas del World Trade Center en Nueva York. Este suceso, inesperado hasta para los mismos servicios de inteligencia militar según se dijo, en efecto tuvo un alto impacto en la economía y la geopolítica globales.

Pero la realidad es más rica de lo que suponemos en otra clase de acontecimientos improbables de gran impacto, cuya aparente intrascendencia hace que los pasemos por alto. Pongamos por caso el hecho de llegar retrasado a una cita debido a un inesperado bloqueo de calles, que puede traducirse en un giro definitivo en la vida de quien sufrió la demora.

La ocurrencia frecuente de eventos no previsibles y de alto impacto escapa a la descripción, modelaje, análisis y subsecuente predicción provistos por las ciencias de la incertidumbre, particularmente a las ciencias matemáticas como la probabilidad y la estadística. Estamos hablando de eventos que son efectivamente impredecibles.

Quienes se han dedicado al estudio de los Cisnes Negros aconsejan no intentar evitarlos, sino enfrentarlos con la plena conciencia de su eventual aparición, considerando que los hay con impactos positivos y los hay también con efectos negativos. Es más, estos mismos pensadores sugieren, en determinadas circunstancias, darse a la tarea de buscarlos o provocar su aparición, para lo cual recomiendan ciertas líneas de acción.

Hacer efectivas las libertades

Me ha llamado la atención una estrategia, encaminada a generar la aparición de Cisnes Negros en el marco educativo, que se basa sencillamente en favorecer la diversidad. En dicho ámbito un Cisne Negro equivaldría al niño o joven estudiante que –independientemente de su origen, antecedentes escolares, género o nivel socioeconómico– se convertirá en un “genio”, un sujeto sobresaliente que, digamos, algún día obtendrá el Premio Nobel o será un destacado líder social. Por su misma naturaleza un individuo de este tipo es indetectable hasta que irrumpe en la realidad, es decir, dada una población de niños y jóvenes no tenemos manera de ubicarlo; pero lo que sí sabemos es que podemos incrementar la probabilidad de su surgimiento mediante el sencillo expediente de abatir la rigidez y homogeneidad del sistema de enseñanza, dejar que florezcan mil flores de pensamiento, al igual que diversificar al máximo, con respeto a la individualidad, las experiencias educativas escolares y extraescolares.

A decir de los estudiosos de estos fenómenos no existe un patrón, o una serie de regularidades, que permita identificar a los jóvenes “genio”. Los puede haber que sean estudiantes dedicados y disciplinados, pero también los habrá perezosos y distraídos, hombres o mujeres, ricos y pobres.

Entonces, puede concluirse que sería necesario que en el sistema formativo se acepte y fomente la diversidad de perfiles individuales, actitudes y conductas en los educandos, asimismo diseñar los planes y programas con base en la diversidad de los métodos didácticos y las experiencias educativas, así como hacer efectivas tanto la libertad de cátedra como la de investigación en la universidad.

Seguro estoy que, de hacerlo así, nos sorprendería la cantidad de Cisnes Negros que irrumpirían en nuestra realidad.

RELACIONADO

COMENTARIOS

Deja un comentario

Diario Parando Oreja, Periodismo Crítico y Tribuna de la Zona Centro-Norte de Veracruz
Av. López Mateos No. 39, Col. Ejidal, Martínez de la Torre, Ver.
[email protected]
Tel. 01 (232) 324 41 17