ParandOreja.com
mayo 2, 2018

Cómo adelgazar sin pasar hambre: la dieta ALEA

Ni reducir las cantidades, ni eliminar alimentos, ni sustituir la comida por supuestos productos milagro. Para perder peso solo necesitas aprender a comer

¿Te imaginas poder comer unas lentejas, una paella o un bocadillo mientras estás a dieta? Los creadores del método ALEA, Roberto Cabo y María Astudillo, aseguran que es tan posible comer de todo como aconsejable. Una de las frases que escuchan a menudo por boca de sus pacientes es “parece que no estoy a dieta“. La clave, según revelan, es que conciben su método, no como una dieta para adelgazar o perder los kilos que sobren, sino como una herramienta de cambio de costumbres y de mentalidad. “No se trata de decir que no a todo, sino de aprender a decir sí de otra manera”.

A Roberto y María, asesores nutricionales del programa ‘Dame veneno’ de Movistar+, les gusta decir que comer variado es un derecho y una obligación, pues hacerlo con frecuencia y con las raciones adecuadas nos asegura vivir más y mejor. Sin embargo, son conscientes de que cuando se come fuera de casa no siempre es fácil hacer elecciones saludables. Por eso en su último libro ‘Adelgaza por fin con la dieta ALEA’ proponen trucos complatibles con la vida social y el ritmo de vida, incluyen un mes de dieta mediterránea con recetas fáciles y un listado de la compra para planificar el menú semanal.

¿Qué es lo que más cuesta a quienes quieran adelgazar?

La sensación de fracaso que arrastran quienes llevan años luchando contra los kilos de más es frecuente en la consulta de los nutricionistas. También es habitual que quieran tirar la toalla cuando, tras un par de comidas fuera de casa, piensen que lo han hecho mal y no merece la pena seguir. De hecho, la fuerza de voluntad es uno de los puntos débiles con los que trabajan a menudo los nutricionistas. “Les demostramos que sí que tienen fuerza de voluntad y que solo es cuestión de hacer ciertos ejercicios para ponerla a tono”, cuentan.

¿Nos podemos saltar la dieta?

Una de las herramientas que incluyen en su método es el “registro de transgresiones”, una práctica que puede resultar valiosa, sobre todo para quienes sientan que se la saltan a menudo. Así explican por qué decidieron incluirla en su propuesta: “Tuvimos en la clínica el caso de un hombre que pensaba que hacía bien la dieta, pero no adelgazaba al ritmo que esperábamos. Su mujer tuvo la paciencia de ir anotando los extras que él comía en un día y su sorpresa fue brutal al darse cuenta de que un poquito de aquí, otro poquito de allá sumaban un picoteo diario de gran magnitud. Al darse cuenta de ello pudo comenzar a evitarlo y consiguió perder 22 kilos”.

Los nutritrucos estrella de la dieta ALEA

  • Los que más suelen gustar son aquellos ayudan a elegir los alimentos más salduables: por ejemplo cómo elegir el pan o los cereales.
  • Técnicas para transformar recetas que originalmente son “fuertes”, a otras más ligeras y saludables (fish&chips, ensalada césar, sándwiches…etc.)
  • Trucos para aprovechar las propiedades de ciertos alimentos de moda: semillas de chía, aguacate o ciertas especias.

Los errores que no debes cometer si estás a dieta

Uno de los errores más comunes es restringir la cantidad de alimentos. El resultado es que la persona apenas puede aguantar así un par de días. Después (lógicamente) el hambre aflora con mucha intensidad y se vuelve a las viejas costumbres, según señalan los creadores del método ALEA.

Otro error extendido es el de evitar ciertos alimentos que consideran “calóricos”, pero los expertos aseguran que en realidad una buena alimentación (y mientras seguimos una dieta esta premisa debería estar presente) incluye alimentos de todos los grupos nutricionales todos los días (legumbres, cereales, carnes, pescados, verduras, frutas…etc.). “Ni siquiera estando a dieta deberíamos dejar de comer ciertos alimentos”, insisten Montero y Cabo.

Sustituir comidas por productos es otra de las prácticas que desaconsejan, pues lo importante es atender a los hábitos y no a las “pastillas”. “Cuando uno acumula kilos de más, es probable que a lo largo de sus días está llevando a cabo costumbres alimenticias que no son correctas. No tienen porqué ser grandes errores, bastan dos o tres cositas de las que uno no es consciente para ir sumando kilos o para que parezca imposible perderlos. Ahí entramos los profesionales de la nutrición: detectamos pequeños fallos y los corregimos”, explican.

¿Qué hago si tengo hambre a todas horas?
Para evitar la ansiedad, es importante ordenar las tomas de alimentos a lo largo del día. El método ALEA propone 5 comidas diarias, pero se pueden adaptar al ritmo de cada uno: a 3 si se dispone de poco tiempo, o a 6 por ejemplo, si la persona prefiere hacer más tomas intermedias.

Otra técnica para neutralizar el “comer emocional” sería combinar la actividad física diaria (mejor por la mañana o por la tarde temprano) con infusiones relajantes durante la tarde-noche.

RELACIONADO

COMENTARIOS

Deja un comentario

Diario Parando Oreja, Periodismo Crítico y Tribuna de la Zona Centro-Norte de Veracruz
Av. López Mateos No. 39, Col. Ejidal, Martínez de la Torre, Ver.
sarmi[email protected]
Tel. 01 (232) 324 41 17