ParandOreja.com
abril 18, 2017

Comer chile le da salud y le protege de enfermedades

 Plumas Libres

Ciudad de México. La pimienta, chiles, ajo, cebolla, pimentón, mostaza, jengibre, clavo de olor, curry… Hay muchos alimentos que entregan al paladar este sabor que -según el milenario sistema ayurveda de medicina tradicional hindú- se suma a los cuatro gustos clásicos: dulce, ácido, salado y amargo, e incide notablemente en la salud humana: el picante.

De hecho, el propio Ayurveda, datado en alrededor de 4.000 años de antigüedad, ya atribuía entonces cualidades terapéuticas a ciertos alimentos picantes, como la cebolla, que decían que estimula el deseo sexual y alivia la fiebre, si se aplica externamente; el jengibre, que alivia la pesadez de estómago o el dolor de cabeza causado por la sinusitis; o la pimienta negra, que ayuda a reducir el tejido graso.

Frescos o secos, suaves o “explosivos”, de uso diario o exóticos, los picantes están presentes en salsas, aderezos, guisos y una amplia variedad de platos y comidas de todo el mundo, haciendo las delicias de quienes no pueden vivir sin su particular gustillo, a menudo asociado con la pasión amorosa, el ardor vital o las experiencias y sensaciones intensas o subidas de tono.

Por algo el color con el que se los identifica, aunque no el único que los caracteriza, es el rojo, el mismo que el de la pasión.

Por su parte la medicina natural viene utilizando los picantes desde la antigüedad porque, según los terapeutas que la aplican,  activan la circulación de la sangre, promueven la sudoración y favorecen la limpieza de mucosidades los conductos respiratorios, además de mejorar la actividad digestiva y ayudar a eliminar los gases  intestinales, y poseer propiedades fungicidas, bactericidas y, en el caso del ajo, también antisépticas.

Incluir picantes en las comidas también ayuda a quemar parte de las calorías contenidas en los alimentos y aumenta la sensación de llenado estomacal, por lo que estos ingredientes comestibles pueden ser incluidos en dietas para controlar o perder peso, explica la nutricionista Marta Figueras en el diario español ‘La Vanguardia’.

De acuerdo a esta especialista en nutrición pediátrica, pese a los beneficios que los picantes pueden tener en las personas sanas que los toman con moderación, deben evitarlos quienes sufren úlcera o acidez de estómago, gastritis, dispepsia, colon irritable u otro problema digestivo, como una hemorragia, así como en los casos de dolencias hepáticas o urinarias y quienes padecen hemorroides.

RELACIONADO

COMENTARIOS

Deja un comentario

Diario Parando Oreja, Periodismo Crítico y Tribuna de la Zona Centro-Norte de Veracruz
Av. López Mateos No. 39, Col. Ejidal, Martínez de la Torre, Ver.
[email protected]
Tel. 01 (232) 324 41 17