ParandOreja.com
Julio 17, 2017

Casa de Colombia, embrujo con olor a guayaba

En el cuarto piso del recién remodelado edificio El Rule, la muestra Oro, espíritu y naturaleza de un territorio inaugurará las actividades culturales y artísticas del país sudamericano

Gabriel García Márquez deseaba tener en México una casa colombiana. Un alivio para la nostalgia de quien deja su tierra. Le llamaba el rincón de la melancolía: “Donde a cada paso nos espera otra vez lo que más añoramos. El olor de la guayaba, el embrujo de nuestra música, la comida de los abuelos, el cariño de los viejos amigos”. Diez años después de que el Premio Nobel de Literatura 1982 lo gestionó con el gobierno de la Ciudad de México, el sueño se cumplió.

En 198 metros cuadrados se abrirá la Casa de Colombia en México. Estará en el cuarto piso del edificio El Rule, recién restaurado, y será durante una década la sede de las actividades culturales y artísticas del país latinoamericano. Recinto que abrirá oficialmente el próximo jueves con la exposición Oro, espíritu y naturaleza de un territorio, de Pedro Ruiz (Bogotá, 1957), la primera actividad del Año Dual México-Colombia, que se celebra de junio de 2017 al 2018.

Hace un mes se anunció la restauración del edificio que en 1985 sufrió daños estructurales por el sismo. Con una inversión de 90 millones de pesos –50 millones de inversión privada y 40 millones de pública– se reactivó el espacio como Centro Cultural y de Visitantes El Rule. Dentro de éste, en el cuarto nivel, se instalará  el “rincón colombiano” que ofrecerá exposiciones, talleres, charlas, guía turística y servicio de cafetería.

De acuerdo con información de la asociación civil Casa de Colombia en México A.C,, el espacio tendrá un alcance de 80 mil visitantes al año, de un universo de 15 millones de turistas que recibe anualmente la Ciudad de México; a ello se suma la propia comunidad colombiana en la urbe que es de 50 mil personas. Se busca que el centro cultural sirva para involucrar a turistas nacionales, internacionales y residentes latinos en un solo sitio.

“Es un recinto multidisciplinario que tiene como objetivo promover las muestras artísticas, expresiones culturales, turismo, biodiversidad, comercio y aquellos aspectos desconocidos que hacen de Colombia un país diverso y lleno de riquezas por descubrir, además de servir como espacio para fomentar la participación e integración de la comunidad colombiana, residentes y turistas nacionales e internacionales”, detalla.

Se explica también que el autor de Cien años de soledad gestionó ante el entonces gobierno del Distrito Federal para abrir este espacio, y obtuvo la cesión de un nivel dentro del Edificio Rule, por un periodo de diez años

La primera exposición de la Casa de Colombia será una individual de Pedro Ruiz, quien se distingue por óleos que reflejan emociones humanas. A través de 36 piezas, el pintor y escultor propone un viaje alrededor de su país. Conocer la cultura colombiana a partir de imágenes que retratan sus usos y costumbres. Así, las obras refieren a la posibilidad de una “vida en paz” luego de firmar el fin del conflicto guerrillero.

“La obra es también una provocación y un desafío a mirar con ojos nuevos nuestro entorno y a nuestros vecinos, a valorar el legado que hemos recibido y cuidarlo, quererlo y protegerlo”, explica la hoja de sala. La muestra llega a México luego de presentarse en Madrid, Roma, Tokio y Yakarta. La naturaleza es el principal protagonista de la serie. Óleos como El río Caquetá, Sierra Nevada, Luz azul y Raúl Gómez Jattin hacen un homenaje a los paisajes de Colombia. Mientras que en la pintura Vendedores ambulantes los espectadores son testigos del comercio cotidiano de la ciudad.

Ruiz estudió en la Escuela de Bellas Artes de París. En 1999 organiza La Biblioteca Natural con la participación de más de 50 artistas, intelectuales y científicos del país invitado a confrontar entre sí sus conocimientos y sus oficios dentro de un recinto diseñado para el evento.

De zoológico a casa de cultura

La Casa ocupará un edificio de facha neoclásica que fue parte del convento de San Francisco. El  Rule, como se le conoce, está hecho con pasta de granito moldeada que guarda en sus muros más de cinco siglos de historia. De hecho fray Bernardino de Sahagún, autor de Historia general de las cosas de Nueva España, señaló en uno de sus registros que en ese terreno estaba el zoológico del emperador Moctezuma. Durante la conquista española los franciscanos construyeron, a partir de 1524, el primer convento de esa orden en la Nueva España.

A inicios del siglo XX se levantó un edificio de dos niveles; el propietario era el señor Francisco Rule, de donde toma su nombre actual. En el sismo de 1985 el inmueble sufrió daños en su estructura, y aunque se planeaba demolerlo, un grupo de artistas lo protegió como patrimonio histórico. En 2002, el gobierno local junto con la Fundación del Centro Histórico y el World Monuments Fund planearon un proyecto de rescate que concluyó este año.

El edificio en sus primeros niveles tiene una galería para artistas plásticos, un espacio para la Fábrica Digital El Rule, y otro para la Incubadora de Empresas Culturales.

COMENTARIOS

Deja un comentario

Diario Parando Oreja, Periodismo Crítico y Tribuna de la Zona Centro-Norte de Veracruz
Av. López Mateos No. 39, Col. Ejidal, Martínez de la Torre, Ver.
sarmientomorales@hotmail.com
Tel. 01 (232) 324 41 17