ParandOreja.com
agosto 9, 2018

Alan Farid, un Guerrero que luchó hasta el final

Excelente hijo y hermano y un ejemplar estudiante y deportista

Martínez de la Torre, Ver.-

Alan Farid Barragán Martínez desde muy pequeño demostró su gusto por el fútbol, fue su deporte favorito, apenas de seis años de edad comenzó a dar sus primeros golpes de balón en el terreno de juego y a sentir la emoción de correr detrás del esférico y disputárselo al equipo rival en turno, siempre vistiendo la camiseta de Deportivo Ejidal, equipo dirigido por Javier “El Pirata” Bello.
Desde pequeño fue gordito, pero el balompié le apasionaba; su señor padre don Silverio Barragán Márquez lo veía contento cada vez que llegaba al campo y pateaba el balón, por lo que no dudó en ningún momento en apoyarlo; Alan Farid tenía madera, se le veían cualidades y contagiaba de alegría a sus amigos.
Silverio Barragán sabía que en Balsas de Agua, una de las comunidades más apartadas del municipio de Martínez de la Torre, no había equipo de fútbol infantil y mucho menos de la categoría Microchupón, así que decidió invertir tiempo y esfuerzo para que su hijo pudiera jugar y disfrutar de manera formal en un equipo de fútbol.
Fue así como Farid llega al equipo Deportivo Ejidal y cada domingo Alan Farid era el primero en levantarse para estar listo y acudir a su respectiva cita con su equipo, era un gusto verlo correr sin rumbo fijo, con desparpajo pero alegre detrás del balón, se veía feliz y que tenía futuro, sin embargo nadie se imaginaba lo que el destino le tenía preparado al pequeño.
Alan Farid era hijo y hermano ejemplar, obedecía a sus padres, asistía a la iglesia y en la escuela era alumno destacado y mantenía una estrecha relación con su hermana Mayret Barragán Martínez, por lo que sus padres Silverio Barragán Márquez y Magdalena Martínez Cruz se sentían orgullosos de tener un hijo ejemplar dedicado al estudio y al deporte.
Con su equipo pudo disfrutar de las mieles de ganar un campeonato en la categoría Miniponys y su pasión por el fútbol iba en ascenso, mientras que sus habilidades en el campo de juego eran notorias.
Lamentablemente el destino es incierto y vinieron las malas noticias, Alan Farid enfermó cuando tenía 10 años edad, así que se le atendió y sus padres lo llevaron con especialista y fue el 29 de julio del 2013 cuando les dieron la mala noticia; se le había detectado Leucemia Deformativa Aguda.
Farid a su corta edad ya era un “Guerrero” luchó contra su enfermedad, recibió un trasplante de médula espinal, donada por su hermana Mayret y todo parecía que iba bien, sin embargo los designios del señor son inescrutables y a veces incomprensibles, y regresaron las malas noticias.
Fue en el pasado 31 de julio del 2018, cinco años después de una lucha constante con la enfermedad que Alan Farid fue llamado por el Señor y ahora seguramente allá en el cielo forma parte del equipo de los pequeños ángeles; descanse en paz el pequeño Alan Farid. Sus compañeros del Deportivo Ejidal lo recuerdan con cariño.

RELACIONADO

COMENTARIOS

Deja un comentario

Diario Parando Oreja, Periodismo Crítico y Tribuna de la Zona Centro-Norte de Veracruz
Av. López Mateos No. 39, Col. Ejidal, Martínez de la Torre, Ver.
[email protected]
Tel. 01 (232) 324 41 17